Testaferro

El término "testaferro" es originario del italiano y puede ser traducido como "cabeza de hierro". Este concepto se emplea para describir a una persona que presta su identidad o posición para encubrir los auténticos intereses de otra persona, particularmente en contextos financieros, comerciales o legales.

En otras palabras, se trata de alguien que desempeña el papel de intermediario o fachada en una transacción o negocio, sin tener en realidad el control real ni los intereses genuinos en dicha transacción.

En México se le conoce también como prestanombres y la finalidad de utilizar testaferros puede variar, pero con frecuencia se emplean para ocultar la verdadera propiedad de activos, evadir impuestos, sortear regulaciones o encubrir actividades ilícitas.

Encubrimiento

El término “testaferro” no está explícitamente mencionado en el Código Penal Federal mexicano, por lo que no tiene una sanción específica. Sin embargo, algunas de las acciones descritas en el artículo 400 podrían estar relacionadas con situaciones en las que alguien recibe, oculta o ayuda en la ocultación de bienes obtenidos de manera ilegal o con intenciones fraudulentas, lo que podría ser parte de un esquema de testaferrato.

Por ejemplo, el inciso I se refiere a la adquisición, recepción u ocultamiento de productos de un delito con conocimiento de su origen ilegal. En un contexto de testaferrato, podría relacionarse con la persona que actúa como intermediario y recibe bienes o activos a sabiendas de que están siendo utilizados para ocultar la identidad o los intereses de otra persona en una transacción fraudulenta.

Esto significa que el concepto de testaferro implica una forma de ocultamiento que puede ser equiparada a un acto de encubrimiento. Esta acción de encubrimiento está considerada como un delito en la legislación penal y está sujeta a ciertas sanciones.

El mencionado artículo 400 dice que el encubrimiento conlleva penas que van desde tres meses hasta tres años de prisión, así como multas que varían entre quince y sesenta días. Es decir, que las personas involucradas en la utilización de testaferros para ocultar la verdadera propiedad de bienes o para fines ilícitos podrían ser llevadas ante la justicia.

Uso de recursos ilícitos

Lo mismo sucede con el artículo 400 bis, que habla de la adquisición, enajenación, administración, posesión y manipulación de recursos, derechos o bienes que provengan de actividades ilícitas, así como en la ocultación y encubrimiento de la naturaleza o procedencia ilícita de estos activos.

En relación con el testaferrato, esto podría aplicarse a situaciones en las que se utiliza a intermediarios para esconder la verdadera propiedad de activos adquiridos de manera ilegal. Este artículo habla de penas de prisión de cinco a quince años y multas de mil a cinco mil días.

Riesgos

Las autoridades en México advierten que participar como testaferro conlleva diferentes riesgos con consecuencias legales. Además de la posibilidad de financiar actividades delictivas, existe el riesgo de caer en el robo de identidad. Lo que a su vez puede provocar que se soliciten créditos en nombre de otros. Y uno de los riesgos más graves es la posibilidad de incurrir en lavado de dinero o evasión de impuestos.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.