Delito

Un delito es una infracción o una conducta que va en contra al ordenamiento jurídico de la sociedad y será castigada con la correspondiente pena o sanción.

El Código Penal Federal indica en el artículo 7 que un delito "es el acto u omisión que sancionan las leyes penales".

Delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales.

En los delitos de resultado material también será atribuible el resultado típico producido al que omita impedirlo, si éste tenia el deber jurídico de evitarlo. En estos casos se considerará que el resultado es consecuencia de una conducta omisiva, cuando se determine que el que omite impedirlo tenia el deber de actuar para ello, derivado de una ley, de un contrato o de su propio actuar precedente.

El delito es:

  1. Instantáneo, cuando la consumación se agota en el mismo momento en que se han realizado todos sus elementos constitutivos;
  2. Permanente o continuo, cuando la consumación se prolonga en el tiempo, y
  3. Continuado, cuando con unidad de propósito delictivo, pluralidad de conductas y unidad de sujeto pasivo, se viola el mismo precepto legal.

Artículo 7 del Código Penal

Delito

Un delito consiste en un comportamiento culpable y contrario a la ley que conlleva una pena o sanción.

Características de un delito

Los delitos son comportamientos contrarios a la ley que merecen un castigo o pena. Así, se caracterizan principalmente por ser:

  • Culpables y contrarios al derecho.
  • Acciones antijurídicas y tipificadas en la ley.
  • Sancionados penalmente.

Tipos de Delitos Penales en México

Hay varias formas de clasificar los delitos, siendo una de ellas su gravedad. En función de su gravedad tenemos los siguientes tipos de delitos:

  • Delitos graves
  • Delitos menos graves
  • Delitos leves
  • Delitos de mera actividad

Además, los delitos pueden clasificarse como dolosos o culposos.

Ejemplos de delitos comunes

Para finalizar, algunos ejemplos de delitos son:

Prescripción de un delito

La prescripción de un delito consiste en la extinción de la responsabilidad penal por el transcurso de un tiempo razonable desde que fue cometido.