Accidente in itinere

El accidente in itinere es el que sufre un trabajador en el trayecto entre el trabajo o lugar donde desempeñe sus funciones, y su lugar de residencia, tanto de ida como de vuelta. De ahí su nombre, ya que “in itinere” significa “en el itinerario”, es decir, relativo al camino.

Accidente in itinere

El accidente in itinere es el que sufre un trabajador en el trayecto entre el trabajo y su lugar de residencia, tanto de ida como de vuelta.

Se encuentra dentro de los considerados accidentes de trabajo. Sin embargo, no todo accidente en el camino hacia o desde el trabajo, es un accidente in itinere, sino que se deben cumplir ciertos requisitos. Por otra parte, no se presume, sino que el trabajador debe probarlo.

Marco legal del accidente in itinere

El accidente in itinere está previsto por la Ley General de la Seguridad Social en su artículo 156. Implica un daño corporal al trabajador.

2. Tendrán la consideración de accidentes de trabajo:

a) Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo.

(...)

Artículo 156.2 de la Ley General de la Seguridad Social

Los trabajadores autónomos también están protegidos por la Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo y el Real Decreto-ley 28/2018.

También se debe tener en cuenta la jurisprudencia, quien por una parte establece cuatro elementos específicos para que un accidente sea considerado in itinere. Por otra, ha ido ampliando el concepto de accidente in itinere, en especial para salvaguardar la conciliación entre la vida familiar y laboral.

Requisitos para que un accidente sea considerado accidente laboral in itinere

Como hemos dicho, el accidente in itinere no se presume, sino que el trabajador debe probarlo. Debe existir una relación de causalidad entre el accidente y el trabajo.  

Los tres elementos del accidente in itinere son:

  • El domicilio, en un sentido amplio.
  • El lugar de trabajo, que incluye el ámbito indicado por el empleador para el desempeño de las tareas y en el caso de los representantes sindicales, el lugar donde ejercen sus funciones.
  • El trayecto.

Además, se deben cumplir dos requisitos esenciales:

  1. El daño debe ser consecuencia directa o indirecta del trabajo.
  2. Debe existir causalidad entre el trabajo y la lesión.

A ese efecto deben estar presentes los siguientes elementos:

  • Elemento cronológico. El accidente debe haberse producido en un momento razonablemente próximo al horario de entrada o salida del trabajo. De acuerdo a la jurisprudencia, se han incorporado las detenciones por ejemplo para llevar o ir a buscar a los niños al colegio.
  • Elemento espacial o geográfico. Tiene que haber ocurrido en el camino normal y habitual del trabajador. Algunas sentencias admiten desvíos mientras no se altere sustancialmente el recorrido. También se consideran accidentes in itinere los padecidos por trabajadores emigrantes hacia o desde el país donde van a trabajar.
  • Transporte. Se debe haber utilizado el transporte habitual y adecuado. Por otra parte, si la empresa ofrece medios de desplazamiento como transporte o billetes y el trabajador elige otro medio, si se produce un accidente no es considerado in itinere.
  • Elemento teleológico. La finalidad principal del viaje está determinada por el trabajo.

Prestaciones e indemnizaciones por accidente in itinere

Como se dijo anteriormente, el accidente in itinere se considera una ampliación del accidente de trabajo. Por lo tanto, ante un accidente in itinere se debe actuar como si se tratara de un accidente laboral.

Sin embargo, existen diferencias entre ambos conceptos:

  • Accidente laboral: la lesión se ha producido en el lugar y horario de trabajo.
  • Accidente in itinere: se debe acreditar que el lugar y horario en el que se produjo el accidente se corresponde con el traslado desde o hacia el trabajo.

Si se han cumplido todos los requisitos el trabajador puede reclamar la indemnización correspondiente. Sin embargo, para poder probar el accidente in itinere es necesario contar con los elementos correspondientes, como denuncia policial, constancias de atención en el servicio médico de emergencias u otros según corresponda.

Además, el trabajador debe informar a la empresa y acudir a su Mutua Laboral para su tratamiento y seguimiento de los gastos médicos, ya que están a cargo de ésta y no de la Seguridad Social. Por lo tanto, es esta entidad la que va determinar y certificar el daño, relacionado directamente con el monto de la indemnización.

El reconocimiento del accidente in itinere tiene los siguientes beneficios en relación con una baja por accidente no laboral o enfermedad común:

  1. La baja laboral se cobra desde el primer día, contra los otros casos en los que se cobra a partir del cuarto día de baja.
  2. La cuantía es superior a la de la baja por accidente no laboral, equivalente al 75% de la base de cotización. De la otra forma corresponde el 60% hasta el día 21 y después de éste el 75%.
  3. La empresa y la mutua asumen más responsabilidades.
  4. Si se trató de un accidente de tráfico, la causa más común de accidentes in itinere, y el trabajador lesionado no es el responsable del accidente, la indemnización se calcula en base al baremo de accidentes de circulación.

Las prestaciones son las que corresponden a cualquier accidente laboral, ya que con esta calificación puede el trabajador puede recibir las prestaciones según la gravedad de las lesiones.

Accidentes in itinere de los trabajadores autónomos

Los trabajadores autónomos también están protegidos en caso de sufrir un accidente de tráfico al desplazarse hacia o desde el lugar de trabajo. Los supuestos básicos son los ya mencionados para el caso de trabajadores en relación de dependencia.

Sin embargo, para que los trabajadores autónomos puedan reclamar la indemnización se deben cumplir unos requisitos:

  • Haber registrado un lugar de trabajo diferente al domicilio y que el accidente se produzca entre su domicilio habitual y el registrado como lugar de trabajo.
  • Que el accidente no se haya producido dentro de la jornada laboral.
  • Contar con una cobertura de contingencia profesional en su base de cotización. En general los trabajadores autónomos contratan el seguro de contingencia común, pero esta cobertura no los protege en el caso de accidente in itinere.

La compensación económica para trabajadores autónomos es mayor si se produce in itinere que en cualquier otro caso de accidente.

Además, el accidente in itinere es considerado una contingencia profesional, lo cual asegura la asistencia médica total a través de la mutua aseguradora.

Recibirá una prestación del 75% de su base de cotización durante el período durante el cual no pueda trabajar, más las compensaciones si el accidente tuviera como secuelas distintos grados de incapacidad.

¿Buscas un abogado especialista en accidentes laborales?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.