Régimen de visitas y convivencias

El régimen de visitas y convivencias es la estructura que señala cómo y cuándo el padre o madre que no obtuvo la guarda y custodia de sus hijos, puede convivir con el menor dentro del contexto de separación.
Ideas clave
  • El régimen de visitas y convivencias consiste en una institución encaminada a la correcta observación de los derechos humanos del menor.
  • Es complemento del acuerdo de guarda y custodia.
  • Tiene su fundamento en el artículo 4º constitucional y 9º de la Convención Sobre los Derechos del Niño.
  • Existen dos modalidades: régimen de visitas y convivencias libres y supervisadas.

Tenemos el abogado que estás buscando

Tenemos el abogado que estás buscando

¡No sigas buscando! Tenemos los mejores abogados especialistas de tu ciudad. Contacta ahora y dinos qué necesitas.

Quiero un abogado

¿Qué es el régimen de visitas y convivencias?

El régimen de visitas y convivencias constituye una determinación que orienta y regula la modalidad en que se da la interacción entre hijos y padre o madre cuando estos últimos se encuentran separados o divorciados.

Cuando se da un proceso de divorcio o separación, entre los diversos aspectos que se deben definir se encuentra el de quién se hará cargo del cuidado del menor. De manera resumida eso se llama guarda y custodia, y comprenderlo es importante porque el régimen de visitas y convivencias es lo que obtiene aquel que no tenga la guarda y custodia a su cargo.

Es decir, el padre o madre que no quede a cargo del cuidado y supervisión cotidiano, podrá pasar tiempo de calidad con el menor a través de este régimen de visitas y convivencias.

Al igual que la institución de guarda y custodia, este régimen atiende al principio de interés superior del menor, porque si bien puede representar beneficios para el progenitor, las decisiones que se hagan al respecto deben ser siempre orientadas al máximo beneficio del niño o niña, pues este es su derecho.

Fundamento del régimen de visitas y convivencias

Atendiendo a la jerarquía de las fuentes del derecho, el régimen de visitas y convivencias es de orden constitucional, específicamente ubicado en el artículo 4º, y de igual forma en el artículo 9 de la Convención Sobre los Derechos del Niño; ambos artículos señalan la importancia de reconocer el derecho que tienen las niñas y los niños de convivir y mantener una relación personal con cada uno de sus padres.

Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño.

Artículo 9.3 de la Convención sobre los Derechos del Niño

Dentro de la competencia territorial en México, cada estado determina cómo se rige la estructura de las convivencias en el caso particular, aunque siempre en observancia al interés superior del menor.

Procedimiento del régimen de visitas y convivencias

Dentro del juicio de divorcio o separación de personas, se resuelve la cuestión de guarda y custodia y régimen de convivencia y visitas. Las partes pueden proponer su arreglo y si no logran hacerlo, el juez determina qué es lo mejor para el menor, y así lo plasma en la sentencia, que debe ser acatada por las partes.

En caso de detectar que existe riesgo o que el menor no está llevando un desarrollo pleno y saludable, el progenitor que esté sujeto al régimen en cuestión puede solicitar una modificación para pasar a ser quien tenga la guarda y custodia.

Tenemos el abogado que estás buscando

Tenemos el abogado que estás buscando

¡No sigas buscando! Tenemos los mejores abogados especialistas de tu ciudad. Contacta ahora y dinos qué necesitas.

Quiero un abogado

Aspectos relevantes

Tiempos de convivencia

No existe una métrica definitiva para hacer el cálculo del orden que seguirá este régimen. Queda a lo convenido por las partes o al arbitrio del juez, siempre en atención a lo que represente beneficio para el menor y tomando en consideración las particularidades de cada caso.

Sin embargo, existen precedentes en los que se incluyen días entre semana, días de fin de semana y periodos vacacionales compartidos, para poder garantizar el tiempo y actividades que efectivamente propicien el ambiente de una relación saludable.

Solicitud de cambio de régimen

Cuando la autoridad competente determine que por causa de afectación al interés superior del menor, sea necesario separar a este de la convivencia del progenitor, esta separación debe ser sensible y gradual, con el propósito de no impactar negativamente en las emociones del menor.

Régimen de visitas y convivencias libres y supervisadas

Dependiendo de la situación concreta, el juez puede determinar que las convivencias sean supervisadas. Si es el caso, el padre o madre deberá acudir junto con su menor a un Centro de Convivencia Familiar Supervisada, el cual es un espacio proporcionado por el Estado para que las convivencias se den en un núcleo controlado y fuera de riesgo para el menor.

Puede solicitarse la modificación de régimen supervisado a la modalidad libre. La autoridad competente determinará si es procedente.

Incumplimiento de alimentos

La falta de cumplimiento de esta obligación no implica que se suspenda el régimen de convivencia, pues son figuras diferentes que deberán ser resueltas cada una ante el juez competente.

Conclusión

El régimen de visitas y convivencias parte del principio de interés superior del menor, y es la guía por la cual se busca fomentar que los menores puedan relacionarse con su padre o madre aún cuando por causa de la separación o divorcio no cohabiten el mismo espacio.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.

    Categorías: Derecho de Familia