Ad cautelam

La locución latina ad cautelam se utiliza en el ámbito del derecho civil, así como de sucesiones, y  significa "porprecaución" o "como cautela". Se utiliza cuando hay que tomar decisiones cautelares para prevenir un mal irreparable antes del término de un juicio.

Ad cautelam

La expresión ad cautelam se utiliza en derecho civil y sucesorio como garantía y prevención de no revocación de un testamento.

De este modo, por ejemplo, un testamento con cláusula ad cautelam es aquel en el que el testador, además de expresar su voluntad, menciona que un testamento posterior solamente será válido si cumple con determinados términos o cláusulas.

La "cláusula derogatoria ad cautelam" fue un término utilizado en el derecho romano cuando el testador deseaba que no fuera válido ningún otro testamento que pudiera aparecer en lo sucesivo a no ser que cumpliera con ciertas señales o palabras.

Esto se debió a que en la sociedad romana hubo algunas personas que, sin pretensiones de cambiar totalmente el testamento anterior, otorgaron uno nuevo para favorecer a ciertos individuos que conocieron después de haber escrito el primer testamento. Por esta razón, la tendencia actual es reconocer que el primer testamento es válido, siempre y cuando tenga compatibilidad con el posterior.

​Ad cautelam en el Código Civil Mexicano y de herencias

De acuerdo al artículo 1295 del Código Civil Federal de México, el testamento es un acto personalísimo, revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte.

Testamento es un acto personalísimo, revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte.

Artículo 1295 del Código Civil Federal

Asimismo el artículo 1281 del mismo documento señala: herencia es la sucesión en todos los bienes del difunto y en todos sus derechos y obligaciones que no se extinguen por la muerte.

Herencia es la sucesión en todos los bienes del difunto y en todos sus derechos y obligaciones que no se extinguen por la muerte.

Artículo 1281 del Código Civil Federal

Ahora bien, cuando hay una herencia con testamento en México, los herederos deben acudir a una notaría aunque también pueden reclamar por la vía judicial. Después de presentar la petición, se realiza la búsqueda del testamento y la posterior apertura. Se nombra al albacea designado por el testador y se hace un inventario así como un avalúo de los bienes en cuestión.

El recurso ad cautelam puede ser útil cuando no está claro a quién pertenece la herencia. Por ejemplo puede suspenderse el derrumbe de una casa o edificio hasta que se determine quién es el verdadero heredero o propietario.

Hay que considerar que ad cautelam no es un recurso anulatorio de un testamento, sino que solamente sirve para prevenir acciones que podrían resultar en el daño de alguna persona.

De acuerdo al Código Civil Federal de México el testamento es nulo cuando se otorga en contravención a las formas prescritas por la ley. Además, un testamento puede ser impugnado por cualquiera de las personas consideradas como herederas.

Es importante precisar que puede solicitarse la ayuda de un abogado especialista en derecho civil si se quiere revisar algún caso en particular. De esta manera se sabrá si la petición ad cautelam es adecuada para ser aplicada.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.