Gananciales

Los gananciales son los bienes obtenidos por los cónyuges durante el matrimonio que no están excluidos como bienes propios. Estos bienes conforman la sociedad conyugal y se presumen compartidos por igual entre los esposos, a menos que se demuestre lo contrario.
Ideas clave
  • La sociedad conyugal en Colombia se basa en el régimen de gananciales, donde los bienes adquiridos durante el matrimonio pertenecen a ambos cónyuges.
  • Los bienes gananciales incluyen salarios, propiedades compradas y beneficios de inversiones hechas durante el matrimonio.
  • Los bienes que cada cónyuge tenía antes del matrimonio o recibió por herencia o donación durante este, son considerados bienes propios y no entran dentro de los gananciales en la sociedad conyugal.
  • La administración de los bienes gananciales generalmente corresponde a ambos cónyuges, salvo que uno de ellos sea declarado administrador mediante un acuerdo.
  • Las deudas contraídas por uno de los cónyuges para la manutención del hogar o la educación de los hijos son responsabilidad de ambos cónyuges.
  • Al disolverse la sociedad conyugal, los bienes gananciales se dividen equitativamente entre los cónyuges, salvo acuerdo previo de capitulaciones matrimoniales.

¿Qué son los gananciales?

Los bienes gananciales son aquellos que se adquieren por cualquiera de los cónyuges durante el matrimonio y que, por ley, pertenecen a ambos por partes iguales.

El régimen con bienes gananciales (o sociedad conyugal) se presume aplicable según el artículo 1774 del Código Civil de Colombia, a menos que los esposos elijan un régimen de separación de bienes antes de casarse mediante capitulaciones matrimoniales.

¿Qué bienes se consideran gananciales en Colombia?

Principalmente, los gananciales son:

  • Salarios y sueldos. Todo lo que ambos cónyuges ganen en sus trabajos durante el matrimonio.
  • Bienes muebles e inmuebles adquiridos. Casas, apartamentos, terrenos, vehículos, muebles, electrodomésticos, etc., comprados durante el matrimonio.
  • Ingresos de actividades económicas. Beneficios obtenidos de negocios, inversiones y otros emprendimientos iniciados durante el matrimonio.
  • Frutos, rentas, intereses o pensiones que generen los bienes propios o sociales. Los rendimientos de los bienes que eran propiedad de cualquiera de los cónyuges antes del matrimonio también pueden considerarse gananciales si se generaron durante el matrimonio.

El haber de la sociedad conyugal se compone:

1.) De los salarios y emolumentos de todo género de empleos y oficios devengados durante el matrimonio.

2.) De todos los frutos, réditos, pensiones, intereses y lucros de cualquiera naturaleza que provengan, sea de los bienes sociales, sea de los bienes propios de cada uno de los cónyuges y que se devenguen durante el matrimonio.

3.) Del dinero que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio, o durante él adquiriere, obligándose la sociedad a la restitución de igual suma.

4.) De las cosas fungibles y especies muebles que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio, o durante él adquiere <sic>; quedando obligada la Sociedad a restituir su valor según el que tuvieron al tiempo del aporte o de la adquisición.

Pero podrán los cónyuges eximir de la comunión cualquiera parte de sus especies muebles, designándolas en las capitulaciones, o en una lista firmada por ambos y por tres testigos domiciliados en el territorio.

5.) De todos los bienes que cualquiera de los cónyuges adquiera durante el matrimonio a título oneroso.

6.) <Numeral CONDICIONALMENTE exequible> De los bienes raíces que la mujer aporta al matrimonio, apreciados para que la sociedad le restituya su valor en dinero.

Se expresara así en las capitulaciones matrimoniales o en otro instrumento público otorgado al tiempo del aporte, designándose el valor, y se procederá en lo demás como en el contrato de venta de bienes raíces.

Si se estipula que el cuerpo cierto que la mujer aporta, puede restituirse en dinero a elección de la misma mujer o del marido, se seguirán las reglas de las obligaciones alternativas.

Artículo 1781 del Código Civil de Colombia

Hay que tener en cuenta que las deudas adquiridas durante el matrimonio también se consideran gananciales y deben ser compartidas.

Administración de los bienes gananciales

Durante el matrimonio, cualquiera de los cónyuges puede administrar los bienes gananciales. Sin embargo, hay actos que requieren el consentimiento de ambos, como la venta de bienes inmuebles o la constitución de hipotecas.

Partición de gananciales y liquidación de la sociedad

Según el artículo 1820 del Código Civil de Colombia, la división de los bienes gananciales procederá en los siguientes casos:

  1. Disolución del matrimonio.
  2. Nulidad matrimonial.
  3. Separación judicial de cuerpos.
  4. Sentencia de separación de bienes.
  5. Por mutuo acuerdo de los cónyuges, tras un divorcio o separación judicial.

Por su parte, el proceso de liquidación de bienes gananciales puede ser complejo y suele requerir la intervención de un abogado. Los pasos básicos incluyen:

  • Un inventario detallado de todos los bienes gananciales.
  • La valoración de cada uno de los bienes incluidos en el inventario.
  • La división equitativa de los bienes entre los cónyuges o sus herederos.

Disuelta la sociedad, se procederá inmediatamente a la confección de un inventario y tasación de todos los bienes que usufructuaba o de que era responsable, en el término y forma prescritos para la sucesión por causa de muerte.

Artículo 1821 del Código Civil de Colombia

¿Cuándo se pierden los gananciales en Colombia?

Existe la posibilidad de que uno de los cónyuges renuncie a los gananciales y pierda así los bienes que le correspondan tras la disolución.

Cualquiera de los cónyuges siempre que sea capaz, podrá renunciar a los gananciales que resulten a la disolución de la sociedad conyugal, sin perjuicio de terceros.

Artículo 1775 del Código Civil de Colombia

Adquisiciones y bienes excluidos de gananciales

No entran dentro de los gananciales:

  • Bienes adquiridos antes del matrimonio o cosas compradas con valores propios de uno de los cónyuges.
  • Inmueble subrogado a otro inmueble propio de alguno de los cónyuges.
  • Adquisiciones por herencias, donaciones y legados por uno de los cónyuges.

Ejemplo práctico de gananciales

Supongamos que un matrimonio está bajo el régimen de gananciales y decide divorciarse. Durante el matrimonio, compraron una casa y un carro, y uno de los cónyuges recibió una herencia.

  • Casa y carro: como fueron comprados durante el matrimonio, son bienes gananciales y se deben dividir equitativamente entre ambos.
  • Herencia: al ser recibida a título gratuito y personalmente por uno de los cónyuges, es considerado un bien propio y no entra en la división de los gananciales.

Conclusiones

Los bienes gananciales son un concepto fundamental en el derecho de familia en Colombia, específicamente en el régimen económico del matrimonio, asegurando que ambos cónyuges compartan equitativamente los bienes adquiridos durante el matrimonio.

Es importante comprender cómo se administran y cómo se dividen en caso de disolución matrimonial para proteger los derechos de ambas partes.

Categorías: Derecho de Familia