Homicidio

El homicidio se refiere al acto ilegal de causar la muerte de otra persona. Es considerado un delito grave en la mayoría de los sistemas jurídicos y puede dividirse en diferentes categorías según la intención, circunstancias y grado de culpabilidad del autor.

Estas clasificaciones varían en diferentes jurisdicciones, pero en términos generales, se pueden destacar dos tipos principales de homicidio:

  1. Homicidio doloso: también conocido como homicidio intencional, ocurre cuando una persona causa la muerte de otra con la intención deliberada de cometer el acto. Esto puede incluir asesinato premeditado, donde el autor planea y ejecuta el acto con antelación, u homicidio por emoción o pasión, donde el acto se comete en un arrebato de ira u otra emoción intensa.
  2. Homicidio culposo: en este caso, la muerte ocurre debido a la negligencia, imprudencia o falta de cuidado por parte del autor. Aunque no hay una intención directa de matar, la conducta negligente o imprudente resulta en la muerte de otra persona. Por ejemplo, en accidentes de tráfico causados por conducción negligente.

El homicidio es considerado un delito grave debido a su impacto sobre la vida y la integridad de las personas. Las sanciones legales pueden incluir penas de prisión, multas y otros castigos, dependiendo de la gravedad del acto y las circunstancias específicas en que acaeció.

Homicidio en Chile

En Chile, el homicidio se encuentra regulado en los artículos 391 a 393 del Código Penal. Se considera un delito grave. Al respecto, el artículo 391 señala «el que mate a otro será penado con presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo».

De esta manera, el Código Penal chileno establece diferentes categorías de homicidio según la intención, las circunstancias y la culpabilidad del autor. Algunas de estas categorías incluyen:

  1. Homicidio simple
  2. Homicidio calificado
  3. Homicidio culposo e involuntario

Homicidio simple

Regulado en el artículo 391, número 2, del Código Penal. Es un delito que atenta contra la vida de las personas. Consiste en que una persona causa la muerte de otra sin la concurrencia de circunstancias agravantes (como alevosía, premio o recompensa remunerada, por medio de veneno, con ensañamiento, o aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido y con premeditación conocida).

Este delito se sanciona con la pena de presidio mayor en sus grados mínimo a medio (de 5 años y 1 día a 15 años).

Homicidio calificado

Establecido en el artículo 391, número 1, del Código Penal. Es un delito que atenta contra la vida de las personas. Consiste en que un individuo provoca la muerte de otro con la concurrencia de circunstancias agravantes como alevosía, premio o recompensa remunerada, por medio de veneno, con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido y con premeditación conocida.

Este gravísimo delito se sanciona con la pena de presidio mayor en su grado medio a presidio perpetuo (de 15 años y 1 día a presidio perpetuo).

Homicidio culposo o involuntario

Ocurre cuando una persona le quita la vida a otra sin haber tenido la intención. En este caso la muerte se da por negligencia o descuido del autor del delito. También se conoce como “homicidio con negligencia criminal”.

Para que un individuo sea acusado de homicidio involuntario deben concurrir tres condiciones:

  • La muerte de una persona.
  • El acto cometido era imprudente o peligroso y no se tomó en cuenta la vida humana.
  • El acusado debía saber que la situación ponía en peligro la vida de una o más personas.

En Chile, los casos de homicidio involuntario más frecuentes son los que ocurren en riñas y peleas, donde la víctima muere, producto de una caída accidental o de golpes contundentes. Son casos en los que el contrincante no tenía la intención de quitarle la vida.

Las penas por homicidio involuntario pueden ir desde 12 meses de prisión, con derecho a libertad condicional y el pago de multas, hasta 8 años de cárcel más las respectivas multas.

Consultas sobre homicidio