Agravante

En el ámbito legal, una agravante es una circunstancia o factor que aumenta la gravedad de un delito o falta. En otras palabras, se trata de un elemento que, al estar presente en la comisión de un acto ilícito, puede llevar a una mayor severidad en la pena o sanción impuesta al infractor durante el proceso judicial.

Las agravantes pueden variar según la naturaleza del delito, pero algunas de las agravantes más comunes son premeditación, alevosía, dolo, abuso de confianza, violencia, reincidencia, etc.

Agravante en Chile

En Chile, una agravante se refiere a «una circunstancia específica que, al estar presente en la comisión de un delito, aumenta la responsabilidad penal de una persona que ha cometido un delito», lo cual puede influir en la determinación de las penas o sanciones que se le impondrán.

Las agravantes están contempladas en el artículo 12 del Código Penal de la legislación chilena, son veintidós, y pueden ser consideradas o no por el juez al momento de determinar la pena a imponer. Su relevancia puede variar según el caso y la apreciación del magistrado encargado de dictar la sentencia.

  • Cometer el delito contra las personas con alevosía, entendiéndose que la hay cuando se obra a traición o sobre seguro.
  • Cometerlo mediante precio, recompensa o promesa.
  • Ejecutar el delito por medio de inundación, incendio, veneno u otro artificio que pueda ocasionar grandes estragos o dañar a otras personas.
  • Aumentar deliberadamente el mal del delito, causando otros males innecesarios para su ejecución.
  • En los delitos contra las personas, obrar con premeditación conocida o emplear astucia, fraude o disfraz.
  • Abusar el delincuente de la superioridad de su sexo o de sus fuerzas, en términos que el ofendido no pudiera defenderse con probabilidades de repeler la ofensa.
  • Cometer el delito con abuso de confianza.
  • Aprovecharse del carácter público que tenga el culpable.
  • Emplear medios o hacer que concurran circunstancias que añadan la ignominia a los efectos propios del hecho.
  • Cometer el delito con ocasión de incendio, naufragio, sedición, tumulto o conmoción popular u otra calamidad o desgracia.
  • Ejecutar el delito o acción con auxilio de gente armada o de personas que aseguren o proporcionen la impunidad.
  • Ejecutarlo de noche o en despoblado, según la naturaleza y accidentes del delito.
  • Ejecutarlo en desprecio o con ofensa de la autoridad pública o en el lugar en que se halle ejerciendo sus funciones.
  • Cometer el delito mientras cumple una condena o después de haberla quebrantado y dentro del plazo en que puede ser castigado por el quebrantamiento.
  • Haber sido condenado el culpable anteriormente por delitos a que la ley señale igual o mayor pena.
  • Haber sido condenado el culpable anteriormente por delito de la misma especie.
  • Cometer el delito en lugar destinado al ejercicio de un culto permitido en la República.
  • Ejecutar el hecho con ofensa o desprecio del respeto que por la dignidad, autoridad, edad o sexo mereciere el ofendido, o en su morada, cuando él no haya provocado el suceso.
  • Ejecutarlo por medio de fractura o escalamiento de lugar cerrado.
  • Ejecutarlo portando armas de aquellas referidas en el artículo 132.
  • Cometer el delito o participar en él motivado por la ideología, opinión política, religión o creencias de la víctima; la nación, raza, etnia o grupo social a que pertenezca; su sexo, orientación sexual, identidad de género, edad, filiación, apariencia personal o la enfermedad o discapacidad que padezca.
  • Cometer el delito contra una víctima menor de 18 años, un adulto mayor o una persona con discapacidad, en los términos de la Ley 20.422, que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad.