Delito

Un delito es una acción u omisión que viola una ley penal establecida por un determinado sistema jurídico. Se trata de una conducta considerada como ilícita y prohibida por la sociedad, y cuya realización puede conllevar sanciones o penas establecidas por las autoridades judiciales. 

Los delitos pueden variar en gravedad y naturaleza, abarcando desde infracciones menores, como faltas administrativas o contravenciones, hasta delitos más graves, como robos, asaltos, homicidios, fraudes, entre otros. En general, todos comparten la vulneración de principios fundamentales que atentan contra el orden social, la seguridad o los derechos de los ciudadanos.

Para que se considere la comisión de un delito, generalmente se requiere que concurran al menos tres elementos:

  1. Acción u omisión: hace referencia a la conducta realizada o dejada de hacer por una persona que puede constituir un delito.
  2. Tipificación legal: la conducta debe estar claramente definida y prohibida por la ley penal vigente en el lugar donde se cometa el acto.
  3. Culpabilidad: se debe demostrar que el autor del ilícito tenía la intención o voluntad de cometerlo (dolo) o que actuó de manera negligente o imprudente en su realización.

Los delitos pueden ser perseguidos por las autoridades competentes, y en caso de ser declarado culpable, el responsable puede enfrentar diversas consecuencias legales, como multas, penas privativas de libertad (como prisión o reclusión) o medidas alternativas, según lo establecido por la ley.

Delito en Chile

El artículo 1 del Código Penal de Chile define al delito como toda acción u omisión voluntaria penada por la ley.

Es delito toda acción u omisión voluntaria penada por la ley.

Las acciones u omisiones penadas por la ley se reputan siempre voluntarias, a no ser que conste lo contrario.

El que cometiere delito será responsable de él e incurrirá en la pena que la ley señale, aunque el mal recaiga sobre persona distinta de aquella a quien se proponía ofender. En tal caso no se tomarán en consideración las circunstancias, no conocidas por el delincuente, que agravarían su responsabilidad; pero sí aquellas que la atenúen.

Artículo 1 del Código Penal

Es importante destacar que en Chile para que un delito sea considerado como tal debe haber sido previamente establecido así por ley, pues ninguna persona puede cometer un delito que no ha sido tipificado como tal por una ley previa.

Tipos de delito

El artículo 3 del Código Penal señala que los delitos se dividen en crímenes, simples delitos y faltas.

Los delitos, atendida su gravedad, se dividen en crímenes, simples delitos y faltas y se califican de tales según la pena que les está asignada en la escala general del art. 21.

Artículo 3 del Código Penal

En Chile, las autoridades y policías persiguen los siguientes delitos:

  • Corrupción.
  • Crimen organizado y lavado de dinero.
  • Drogas.
  • Delitos económicos.
  • Delitos contra el medio ambiente y patrimonio cultural.
  • Delitos sexuales.
  • Delitos violentos.
  • Violencia intrafamiliar.

Al respecto, por ejemplo, los delitos violentos abarcan un gran número de conductas ilícitas establecidas en el Código Penal, que afectan la vida, la integridad física o psíquica, la libertad personal o seguridad individual, o la propiedad de las personas. Los delitos violentos más comunes son:

  • Homicidio simple y calificado.
  • Infanticidio.
  • Parricidio.
  • Lesiones.
  • Secuestro.
  • Sustracción de menores.
  • Distintos tipos de robos: robo con violencia o intimidación, robo en lugar habitado, robo en lugar no habitado y robo calificado.

Diferencia entre delito y cuasidelito

El artículo 2 del Código Penal establece que las acciones u omisiones cometidas con dolo o malicia implican un delito, mientras que cuando sólo hay culpa se trataría de un cuasidelito.

Las acciones u omisiones que cometidas con dolo o malicia importarían un delito, constituyen cuasidelito si sólo hay culpa en el que las comete.

Artículo 2 del Código Penal

En otras palabras, un delito se comete con dolo, es decir, se desea, quiere o tiene la voluntad de cometerlo. Pero, el cuasidelito no, en él opera la culpa, esto es, un actuar culposo, negligente o falta de cuidado del autor.

Por ejemplo, es cuasidelito si un conductor atropella a un peatón produciéndole lesiones graves a causa de ir mirando el celular: no tuvo la intención de atropellar y causar lesiones, aunque su actuar fue negligente. Por otra parte, si el conductor atropella a un peatón porque tiene la intención de hacerlo y le causa lesiones graves, estamos frente al delito de lesiones, pues existió dolo, la voluntad de dañar.