Homicidio calificado

El homicidio calificado es un delito que implica matar a otra persona con agravantes, como premeditación, alevosía, ensañamiento, o por precio, recompensa o promesa. Estas circunstancias aumentan la pena debido a la mayor gravedad y peligrosidad del acto.
Ideas clave
  • El homicidio calificado está regulado por el artículo 391 del Código Penal de Chile, que define las circunstancias agravantes y las penas aplicables.
  • La premeditación implica que el autor planificó el homicidio con antelación, mostrando reflexión y peligrosidad.
  • La alevosía se refiere a actuar con ventaja desleal, impidiendo la defensa de la víctima, como atacar por sorpresa.
  • El ensañamiento involucra aumentar deliberadamente el sufrimiento de la víctima más allá de lo necesario para matarla.
  • En Chile, cometer homicidio por compensación económica u otra promesa introduce un móvil mercenario.
  • Cometer homicidio por razones insignificantes o sin motivo aparente demuestra mayor peligrosidad.
  • El uso de sustancias tóxicas para matar es considerado un método insidioso y traicionero.
  • Las penas para el homicidio calificado incluyen presidio mayor en su grado máximo (15 a 20 años) hasta presidio perpetuo calificado (al menos 40 años de prisión).

¿Qué es el homicidio calificado?

El homicidio calificado es una figura delictiva dentro del derecho penal chileno que se caracteriza por la existencia de circunstancias agravantes específicas que elevan la gravedad del homicidio común.

Este tipo de homicidio se distingue por la presencia de elementos que demuestran una mayor peligrosidad y culpabilidad del autor, como la premeditación, la alevosía, el ensañamiento o el móvil económico.

¿Dónde se regula el homicidio calificado en la legislación chilena?

El homicidio calificado se encuentra regulado en el Código Penal de Chile, específicamente en el artículo 391. Este artículo establece las circunstancias bajo las cuales un homicidio puede ser considerado calificado y las penas correspondientes para este delito.

El que mate a otro y no esté comprendido en los artículos 390, 390 bis y 390 ter, será penado:

1.° Con presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo, si ejecutare el homicidio con alguna de las circunstancias siguientes:

Primera.- Con alevosía.

Segunda.- Por premio o promesa remuneratoria, o por beneficio económico o de otra naturaleza en provecho propio o de un tercero.

Tercera.- Por medio de veneno.

Cuarta.-  Con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor al ofendido.

Quinta.-  Con premeditación conocida.

2.º Con presidio mayor en su grado medio a máximo en cualquier otro caso.

Artículo 391 del Código Penal de Chile

Circunstancias agravantes del homicidio calificado

1. Premeditación

La premeditación implica que el autor del homicidio ha planeado con antelación la comisión del delito. Este factor demuestra una mayor peligrosidad y reflexión en la conducta delictiva, diferenciándose del homicidio impulsivo o accidental.

2. Alevosía

La alevosía se refiere a actuar con una ventaja desleal que impida la defensa de la víctima. Esto puede incluir situaciones donde la víctima es atacada de manera sorpresiva, desde la espalda, o en circunstancias que le imposibiliten defenderse adecuadamente.

3. Ensañamiento

El ensañamiento implica aumentar deliberadamente el sufrimiento de la víctima más allá de lo necesario para causar la muerte. Este acto de crueldad innecesaria muestra una mayor maldad en la acción delictiva.

4. Precio, recompensa o promesa

Cometer un homicidio a cambio de una compensación económica o de alguna otra promesa o recompensa también agrava el delito, ya que introduce un móvil mercenario en la conducta homicida.

5. Uso de veneno

El uso de sustancias tóxicas para causar la muerte de una persona se considera un método especialmente insidioso y traicionero, por lo que también se tipifica como una circunstancia agravante.

6. Aprovechamiento de la nocturnidad

Cometer el homicidio aprovechando la oscuridad de la noche, lo que dificulta la identificación del autor y la defensa de la víctima, también es una agravante significativa.

7. Aprovechamiento de la superioridad

Cuando el autor utiliza una ventaja física o de fuerza sobre la víctima, como armas o superioridad numérica, se considera que hay un mayor grado de agresión y desproporción en el ataque.

8. Cometido por motivo fútil

Un homicidio cometido por una razón insignificante o sin motivo aparente demuestra una falta de justificación racional y una mayor peligrosidad social.

Penas para el homicidio calificado

En Chile, el homicidio calificado se castiga con una pena más severa que el homicidio simple, debido a las circunstancias agravantes que lo acompañan. Según el Código Penal, las penas para el homicidio calificado pueden variar desde el presidio mayor en su grado máximo (quince años y un día a veinte años) hasta el presidio perpetuo calificado. El presidio perpetuo calificado implica que el condenado debe cumplir al menos cuarenta años de prisión efectiva antes de poder optar a algún beneficio penitenciario.

Jurisprudencia relevante

La jurisprudencia chilena ha abordado en numerosas ocasiones casos de homicidio calificado, clarificando la aplicación de las circunstancias agravantes. Por ejemplo, en casos donde se ha utilizado veneno, los tribunales han subrayado la premeditación y la intención de causar un sufrimiento prolongado a la víctima. En otros casos, la alevosía ha sido determinante para calificar un homicidio cuando el autor ha aprovechado la indefensión de la víctima.

Conclusión

El homicidio calificado en Chile representa una de las formas más graves de homicidio, debido a las circunstancias que demuestran una mayor culpabilidad y peligrosidad del autor. Regulada por el Código Penal, esta figura legal busca sancionar de manera más severa aquellos homicidios que, por sus características, revelan una conducta particularmente reprochable y dañina para la sociedad.

La existencia de agravantes como la premeditación, alevosía, ensañamiento y motivos económicos, entre otros, justifican la imposición de penas más elevadas para estos delitos, con el fin de proteger de manera más eficaz la vida humana y mantener el orden público.

Categorías: Derecho Penal