Condición resolutoria tácita

La condición resolutoria tácita es una cláusula implícita en los contratos bilaterales, que permite la resolución del contrato si una de las partes no cumple con sus obligaciones. Su aplicación no requiere una declaración expresa, ya que se entiende inherente al contrato mismo.
Ideas clave
  • La condición resolutoria tácita está regulada por el artículo 1489 del Código Civil chileno.
  • La parte cumplidora puede exigir judicialmente el cumplimiento o la resolución del contrato, junto con la indemnización de perjuicios.
  • La resolución basada en la condición resolutoria tácita requiere una demanda judicial para que un juez declare la resolución del contrato.
  • La resolución del contrato tiene un efecto retroactivo, considerando que el contrato nunca existió, lo que implica la restitución de las prestaciones.
  • A diferencia de la condición resolutoria tácita, la condición resolutoria expresa debe ser pactada y puede operar sin intervención judicial si así se ha establecido.
  • La parte afectada debe notificar a la parte incumplidora y exigir el cumplimiento de la obligación. Si no hay respuesta, se debe presentar una demanda para resolver el contrato y obtener indemnización
  • En Chile, la condición resolutoria tácita protege a las partes cumplidoras al asegurar la restitución de prestaciones y evitar que el incumplimiento quede impune.

¿Qué es la condición resolutoria tácita?

La condición resolutoria tácita es una figura jurídica presente en los contratos bilaterales que permite la resolución del contrato en caso de incumplimiento de una de las partes.

Esta condición no requiere ser expresamente mencionada en el contrato, ya que se entiende implícita en él. Su regulación se encuentra en el Código Civil chileno.

¿Dónde se regula la condición resolutoria tácita en el Código Civil chileno?

La condición resolutoria tácita está regulada en el artículo 1489 del Código Civil chileno, el cual establece que en los contratos bilaterales hay una condición resolutoria tácita en caso de incumplimiento.

Este artículo permite a la parte cumplidora demandar el cumplimiento o la resolución del contrato, con indemnización de perjuicios en ambos casos.

En los contratos bilaterales va envuelta la condición resolutoria de no cumplirse por uno de los contratantes lo pactado.

Pero en tal caso podrá el otro contratante pedir a su arbitrio o la resolución o el cumplimiento del contrato, con indemnización de perjuicios.

Artículo 1489 del Código Civil de Chile

¿Cómo opera la condición resolutoria tácita?

La condición resolutoria tácita opera de la siguiente manera:

  1. Implicación en el contrato: no necesita ser mencionada expresamente en el contrato; se entiende como parte implícita de todos los contratos bilaterales.
  2. Incumplimiento: si una de las partes no cumple con sus obligaciones contractuales, la otra parte tiene el derecho de exigir el cumplimiento del contrato o su resolución.
  3. Demanda judicial: la resolución del contrato basada en la condición resolutoria tácita requiere una demanda judicial. Un juez debe declarar la resolución, a diferencia de la condición resolutoria expresa, que puede operar de pleno derecho si se ha pactado así.
  4. Efecto retroactivo: la resolución del contrato tiene efecto retroactivo, lo que significa que se considera que el contrato nunca existió. Esto implica la restitución de las prestaciones recibidas por las partes.

Diferencias con la condición resolutoria expresa

Es importante distinguir la condición resolutoria tácita de la condición resolutoria expresa. Mientras que la primera se entiende implícita en todos los contratos bilaterales, la segunda debe ser pactada explícitamente por las partes en el contrato.

La condición resolutoria expresa puede operar automáticamente sin necesidad de intervención judicial si así se ha establecido en el contrato.

Ejemplos prácticos de condición resolutoria tácita

Para entender mejor cómo funciona la condición resolutoria tácita, consideremos algunos ejemplos prácticos:

  1. Contrato de compraventa: en un contrato de compraventa de bienes, si el comprador no paga el precio acordado, el vendedor puede solicitar judicialmente la resolución del contrato basándose en la condición resolutoria tácita.
  2. Contrato de arrendamiento: en un contrato de arrendamiento, si el arrendatario no paga las rentas, el arrendador puede pedir la resolución del contrato a través de los tribunales, invocando la condición resolutoria tácita.

Procedimiento para invocar la condición resolutoria tácita

Para invocar la condición resolutoria tácita, la parte afectada debe seguir estos pasos:

  1. Notificación de incumplimiento: informar a la parte incumplidora sobre el incumplimiento y exigir el cumplimiento de la obligación.
  2. Demanda judicial: si no se obtiene una respuesta satisfactoria, se debe presentar una demanda judicial solicitando la resolución del contrato y la indemnización de perjuicios.
  3. Sentencia judicial: un juez evaluará el caso y, si determina que efectivamente hubo incumplimiento, declarará la resolución del contrato.

Conclusión

La condición resolutoria tácita es una herramienta esencial en el derecho contractual chileno, diseñada para proteger a las partes cumplidoras en los contratos bilaterales. Su aplicación garantiza que el incumplimiento de una parte no quede impune y que se puedan restituir las prestaciones para evitar perjuicios. La intervención judicial es fundamental para su aplicación, asegurando un proceso justo y equitativo.

Categorías: Derecho Civil