Demanda

Una demanda es un acto procesal mediante el cual una parte, conocida como el demandante, presenta formalmente sus alegaciones y solicitudes ante un tribunal competente. La demanda se inicia un procedimiento legal y establece la base para un caso judicial. La parte contra la cual se presenta la demanda se conoce como el demandado.

Después de presentar la demanda, el demandado tiene la oportunidad de responder a las acusaciones y presentar sus propios argumentos. El proceso legal continúa con la recopilación de pruebas, testimonios y, eventualmente, la emisión de una decisión por parte del tribunal.

Elementos esenciales de la demanda

Algunos elementos clave de la demanda son:

  • Escrito formal: La demanda generalmente se presenta por escrito, siguiendo un formato específico establecido por las leyes procesales. Este documento detalla los hechos, las leyes aplicables y las solicitudes, entre otros puntos.
  • Partes involucradas: El demandante es la parte que presenta la demanda, mientras que el demandado es la parte contra la cual se dirige la acción legal. La demanda identifica claramente a ambas partes.
  • Alegaciones y causa de acción: La demanda establece las alegaciones del demandante, es decir, las afirmaciones de hechos y circunstancias que constituyen la base de la acción legal. También indica la causa de acción, es decir, la base legal sobre la cual se busca el remedio judicial.
  • Peticiones al tribunal: La demanda incluye las solicitudes específicas que el demandante hace al tribunal. Esto podría incluir peticiones para remedios legales, como compensación financiera, órdenes judiciales específicas, etc.
  • Notificación al demandado: Después de presentar la demanda, se lleva a cabo un proceso legal para notificar oficialmente al demandado sobre la acción legal. El demandado tiene la oportunidad de responder a las alegaciones y presentar sus propios argumentos en un plazo establecido por las leyes procesales.

Demanda en Chile

En Chile, la demanda se define como el “acto material que da nacimiento a un proceso” o un “acto jurídico procesal que permite plantear una acción o pretensión a un tribunal competente”.

Si bien la ley chilena no define demanda, el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil (CPC) señala que “todo juicio ordinario comenzará por demanda del actor, sin perjuicio de lo dispuesto en el Título IV de este Libro”. Es decir, un juicio se iniciará por una media prejudicial o por demanda.

En consecuencia, también podemos afirmar que una demanda es “la forma o manera de ejercitar la acción en juicio, y esta, la de reclamar judicialmente un derecho controvertido”.

En la legislación chilena, las demandas más conocidas son las civiles, penales, de familia y laborales. En el caso de las demandas civiles, la de indemnización por daños y perjuicios es la más común.

Formalidades de la demanda

La demanda debe ajustarse a determinadas formalidades en su otorgamiento y presentación, a fin de que produzca los efectos legales deseados por el demandante.  Estas formalidades son: las generales de todo escrito y las propias del escrito de demanda.

  • Generales: la demanda deberá presentarse en papel por conducto del Secretario del Tribunal respectivo. Debe ir encabezada con una suma o resumen que indique su contenido (artículo 30 del CPC), y acompañada de tantas copias cuantas sean las partes a quienes haya de notificarse. Por último, en atención que la demanda es la primera presentación que hace el demandante, deberá contener la constitución de un procurador o mandatario judicial habilitado y la designación del abogado patrocinante, también habilitado.
  •  Propias: el documento debe contener la designación del tribunal ante quien se entabla. También otros detalles, como son:
    • Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandante y de las personas que lo representan y la naturaleza de la representación.
    • El nombre, domicilio y profesión u oficio del demandado.
    • La exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho en que se apoya.
    • La enunciación precisa y clara, consignada en la conclusión de las peticiones que se sometan al fallo del tribunal.

Con respecto a los documentos que acompañan a la demanda, el artículo 255 del CPC establece que “deberán impugnarse dentro del término de emplazamiento, cualquiera que sea su naturaleza”.

Consultas sobre demanda