Contrato de arrendamiento

Un contrato de arrendamiento es un acuerdo legal entre dos partes, conocidas como el arrendador y el arrendatario, que establece los términos y condiciones bajo los cuales se arrienda una propiedad. Este tipo de contrato detalla los derechos y obligaciones de ambas partes durante el período de arrendamiento.

Algunos de los elementos que suelen incluirse en un contrato de arrendamiento son:

  • Identificación de las partes: Se especifican los nombres y direcciones, tanto del arrendador como del arrendatario.
  • Descripción de la propiedad: Se detalla la ubicación y la descripción precisa de la propiedad que se está arrendando.
  • Duración del arrendamiento: Se establece la duración específica del contrato, ya sea por un período de tiempo fijo o de manera renovable.
  • Condiciones de pago: Se regula el valor del arriendo, la frecuencia del pago y cualquier otra información relacionada con los pagos, como seguros o depósitos de garantía.
  • Responsabilidades del arrendador: Se fijan las obligaciones del arrendador, que pueden incluir el mantenimiento de la propiedad y la realización de reparaciones necesarias.
  • Responsabilidades del arrendatario: Se detallan las obligaciones del arrendatario, como el mantenimiento adecuado de la propiedad y el cumplimiento de las reglas y regulaciones establecidas por el arrendador.
  • Condiciones para la terminación del contrato: Se indican las circunstancias bajo las cuales cualquiera de las partes puede dar por terminado el contrato antes de su vencimiento.

Contrato de arrendamiento en Chile

En Chile, el contrato de arrendamiento o contrato de arriendo se define como «acuerdo legal entre un arrendador y un arrendatario, en el que el arrendador otorga el derecho de uso y disfrute de una propiedad al arrendatario a cambio de una renta periódica».

Se encuentra regulado en el artículo 1915 y siguientes del Código Civil. También en la Ley 18.101 sobre arrendamiento de predios urbanos y en el Decreto Ley 993 sobre arrendamiento de predios rústicos.

El artículo 1915 del Código Civil señala que «el arrendamiento es un contrato en que las dos partes se obligan recíprocamente, la una a conceder el goce de una cosa, o a ejecutar una obra o prestar un servicio, y la otra a pagar por este goce, obra o servicio un precio determinado».

Al respecto, se desprende que:

  • Tipos de arrendamiento: existen de cosas, de servicios y de confección de obra material.
  • Intervinientes:
    • Arrendador: Proporciona el goce de la cosa.
    • Arrendatario: A quien se le confiere el goce a cambio de un pago.
  •  Requisitos:
    • Consentimiento.
    • Que el arrendador se obligue a proporcionar el goce temporal de una cosa, a ejecutar una obra o a prestar un servicio.
    • Que el arrendatario se obligue a pagar un precio (renta) por esta cosa, obra o servicio.

Características del contrato de arrendamiento

La ley señala que el contrato de arriendo es bilateral, oneroso, conmutativo, principal, nominado, de trato sucesivo, de mera tenencia, un acto de administración (no de disposición) y consensual.

Aspectos formales del contrato de arrendamiento

  • Verbal o escrito: Las leyes chilenas no establecen estrictamente que un contrato de este tipo no pueda ser sólo verbal. Tanto escrito como verbal, son legales. Sin embargo, se aconseja que este documento sea por escrito.
  • Debe contener los datos de ambas partes: Es importante que contenga los datos veraces y comprobables de las identidades de ambas partes: nombres completos, RUT, domicilio, firma y documentos que los respalden.
  • Certificado por el notario: Se recomienda hacer la validación del contrato de arrendamiento ante la autoridad notarial.
  • Garantía de arriendo: Es recomendable que el arrendador solicite una garantía al arrendatario. En general, se trata del pago de un mes, además del mes de arriendo. Esto a fin de costear posibles daños o deterioros causados a la propiedad durante la estancia del inquilino.