Permuta

Al mencionar el contrato de permuta, se habla de un intercambio de cosas que se realiza. Una persona intercambia un bien por otro objeto que le interesa de alguien más, y para llevar a cabo este trámite se requiere de un contrato con características determinadas.

Dentro de la permuta, las partes involucradas dejan claro en el contrato la obligación de entregar el bien que van a intercambiar. Este concepto se nombra en distintas normas colombianas para situaciones diversas, pero se encuentra definido en el Código Civil en Colombia en su título XXIV.

Dentro del artículo 1955 se da la definición de permuta que dice:

La permutación o cambio es un contrato en que las partes se obligan mutuamente a dar una especie o cuerpo cierto por otro.

Artículo 1955 del Código Civil

En los siguientes artículos quedan establecidas con claridad algunas características o situaciones de este contrato:

  • Artículo 1956. Perfeccionamiento de la permuta”. El consentimiento del intercambio por parte de los involucrados es todo lo que se necesita, a menos que se quiera permutar bienes raíces o algún derecho de sucesión por herencia. En estos últimos casos se requiere de una escritura pública para que el trámite pueda darse.
  • Artículo 1957. Objeto y capacidad”. Si las cosas que se pretende permutar pueden venderse, el trámite es realizable. En caso de que estos objetos no estén disponibles, por algún motivo, para la venta tampoco pueden estar para ser permutados.
  • Artículo 1958. Aplicación de las normas sobre la compraventa a la permuta”. Se aplican las mismas normativas que en los procesos de compraventa. En la permuta se toma como vendedor a cada persona.

Consideraciones para realizar una permuta

Lo primero que se debe tener en cuenta antes de pensar en establecer un contrato de este tipo es determinar qué objetos van a permutarse. Los bienes que son objeto de permuta pueden ser derechos, inmuebles o muebles.

Según el tipo de bien, se deben realizar acciones adicionales para que el trámite sea legal. Por ejemplo, en el caso de un inmueble como una finca, esta debe ser inscrita en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos. Si el bien es una moto, se debe inscribir la propiedad en un organismo de tránsito.

Según el valor que tengan los objetos que van a permutarse, se puede establecer un pago adicional por parte de alguno de los involucrados. Para que aún sea considerado una permuta, este valor debe ser inferior al del bien intercambiado. En caso contrario, se establece que se va a efectuar una compraventa.

En los casos en los que los bienes no deban ser registrados, el contrato se cumple con la entrega de los bienes. Si requieren de registro, se necesita la escritura pública en una notaría o puede realizarse un registro oficial según corresponda.

Por último, al hacer el contrato de permuta se debe tener en cuenta que contenga los siguientes elementos: identificación de los involucrados, bienes a permutar con su valor y especificados según corresponda, fecha de entrega, declaración de exclusiva propiedad, y las obligaciones del traspaso. Si se quiere, se puede redactar una cláusula penal por si cualquiera de las partes incumple el contrato.