Divorcio en Guanajuato

El divorcio en Guanajuato es el procedimiento jurídico que tiene como consecuencia la disolución legal de un matrimonio en el estado de Guanajuato, rompiendo los vínculos matrimoniales entre las dos personas involucradas.

Este proceso posibilita que las parejas finalicen su unión de manera formal y tengan la posibilidad de iniciar otra si así lo desean. Las normativas sobre el divorcio en México pueden ser diferentes en cada estado, ya que la regulación del divorcio se encuentra establecida en el Código Civil Federal y en los Códigos Civiles de cada entidad federativa, como es el caso del Código Civil para el Estado de Guanajuato.

Tenemos el abogado que estás buscando

Tenemos el abogado que estás buscando

¡No sigas buscando! Tenemos los mejores abogados especialistas de tu ciudad. Contacta ahora y dinos qué necesitas.

Quiero un abogado

Causas de divorcio en Guanajuato

El Código Civil para el Estado de Guanajuato establece las causas de divorcio, entre las cuales se incluyen el adulterio, el nacimiento de un hijo de uno de los cónyuges antes del matrimonio y declarado judicialmente o la propuesta de prostituir a la esposa por parte del esposo, entre otras.

Además, se abordan las enfermedades graves e incurables, la enajenación mental incurable, la separación del hogar conyugal sin causa justificada, la declaración de ausencia legalmente hecha y la violencia intrafamiliar grave.

También se contempla el mutuo consentimiento como causa de divorcio, así como la separación de los cónyuges por más de dos años, independientemente del motivo, con la posibilidad de invocar por cualquiera de ellos.

Son causas de divorcio:

I. El adulterio de uno de los cónyuges;

II. El hecho de que durante el matrimonio nazca un hijo de alguno de los cónyuges, que haya sido procreado antes de la celebración de aquél y que así sea declarado judicialmente;

III. La propuesta del marido para prostituir a su mujer, no sólo cuando el mismo marido la haya hecho directamente sino cuando se pruebe que ha recibido dinero o cualquiera remuneración con el objeto expreso de permitir que otro tenga relaciones carnales con su mujer;

IV. La incitación o la violencia hecha por un cónyuge al otro para cometer algún delito, aunque no sea de incontinencia carnal;

V. Los actos inmorales ejecutados por el marido o por la mujer con el fin de corromper a los hijos, así como la tolerancia en su corrupción;

VI. Padecer cualquier enfermedad crónica o incurable que sea además contagiosa o que científicamente haga prever algún perjuicio grave o degeneración para los descendientes de ese matrimonio o padecer impotencia incurable, siempre que no se esté en alguna de las excepciones señaladas por la fracción VIII del artículo 153. No es causa de divorcio la impotencia en uno solo de los cónyuges si sobrevino al matrimonio y como consecuencia natural de la edad;

VII. Padecer enajenación mental incurable;

VIII. La separación del hogar conyugal por más de seis meses sin causa justificada;

IX. La separación del hogar conyugal originada por una causa que sea bastante grave para pedir el divorcio, si se prolonga por más de un año, sin que el cónyuge que se separó entable la demanda de divorcio.

La acción concedida al cónyuge que dio causa a la separación del otro del domicilio conyugal, solamente tiene por objeto obtener la disolución del vínculo matrimonial; pero los efectos que por esto se produzcan en relación con la situación de los hijos y las obligaciones de suministrar alimentos, se resolverán teniendo como cónyuge culpable al que se compruebe que incurrió en alguna de las causas mencionadas en las demás fracciones de este artículo;

X. La declaración de ausencia legalmente hecha o la de la presunción de muerte, en los casos de excepción en que no se necesita, para que se haga, que proceda la declaración de ausencia;

XI. La sevicia, las amenazas o las injurias graves de un cónyuge para el otro, que hagan imposible la vida conyugal;

XII. La negativa injustificada de los cónyuges de darse alimentos de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 161. También la negativa injustificada de los cónyuges a cumplir con las obligaciones alimentarias hacia sus hijos;

XIII. La acusación calumniosa hecha por un cónyuge contra el otro por delito intencional, que merezca pena mayor de dos años de prisión;

XIV. Haber cometido uno de los cónyuges un delito que no sea político, pero que implique deshonra para el otro cónyuge o para sus hijos, por el que se le imponga una pena de prisión mayor de dos años;

XV. Los hábitos de juego o de embriaguez o el uso indebido y persistente de drogas enervantes, cuando amenacen causar la ruina de la familia o constituyan un continuo motivo de desavenencia conyugal;

XVI. Cometer un cónyuge contra la persona o los bienes del otro, un acto intencional que sería punible si se tratara de persona extraña, siempre que tal acto tenga señalada en la ley una pena que pase de un año de prisión;

XVII. El mutuo consentimiento;

XVIII. La separación de los cónyuges por más de dos años, independientemente del motivo que la haya originado, la cual podrá ser invocada por cualesquiera de ellos.

La acción podrá ejercitarse en cualquier tiempo y no tendrá más objeto que declarar la disolución del vínculo, conservando ambos la patria potestad de los hijos y quedando vigentes todas las obligaciones relativas a alimentos. La custodia de los menores la tendrá el cónyuge con el cual hayan vivido, pero los menores que hubieren cumplido catorce años, podrán elegir a su custodio. El contrato de matrimonio con relación a los bienes terminará al declararse el divorcio y se procederá a la liquidación en los términos de la Ley, sin perjuicio de lo que las partes convinieren al respecto.

XIX. La violencia intrafamiliar grave o reiterada entre los cónyuges, o de éstos con respecto a los hijos, que hagan imposible la vida conyugal.

Artículo 323 del Código Civil para el Estado de Guanajuato

Especificaciones del divorcio en Guanajuato

El Código Civil para el Estado de Guanajuato concede al Juez la autorización para una separación provisional de los cónyuges durante el proceso de divorcio, junto con la facultad de establecer medidas necesarias para asegurar el sustento de los hijos.

Mientras que se decrete el divorcio, el Juez autorizará la separación de los cónyuges de una manera provisional y dictará las medidas necesarias para asegurar la subsistencia de los hijos a quienes haya obligación de dar alimentos, y los bienes de los consortes.

Artículo 330 del Código Civil para el Estado de Guanajuato

Además, dicho código permite a los cónyuges que hayan solicitado el divorcio de mutuo acuerdo reconciliarse en cualquier momento, siempre y cuando el divorcio aún no haya sido oficialmente decretado.

Los cónyuges que hayan solicitado el divorcio por mutuo consentimiento podrán reunirse de común acuerdo en cualquier tiempo, con tal de que el divorcio no hubiere sido decretado. No podrán volver a solicitar el divorcio por mutuo consentimiento sino pasado un año desde su reconciliación.

Artículo 331 del Código Civil para el Estado de Guanajuato

Asimismo, se establece que únicamente el cónyuge que no sea responsable de los hechos que fundamentan la demanda tiene la capacidad de solicitar el divorcio. Esta demanda de divorcio debe presentarse en un plazo de hasta seis meses a partir del día en que el cónyuge tome conocimiento de los eventos que sustentan la solicitud de divorcio.

El divorcio sólo puede ser demandado por el cónyuge que no haya dado causa a él dentro de los seis meses siguientes al día en que hayan llegado a su noticia los hechos en que se funde la demanda.

Artículo 333 del Código Civil para el Estado de Guanajuato

Pensión y compensación en caso de divorcio en Guanajuato

El Código Civil para el Estado de Guanajuato establece que los cónyuges, siempre y cuando no contraigan nuevas nupcias, tienen derecho a alimentos. Esta determinación se basa en principios de equidad y proporcionalidad.

El cálculo toma en cuenta diversas circunstancias, como la edad y estado de salud, la cualificación profesional y acceso a empleo, la duración del matrimonio, la dedicación a la familia, la colaboración en las actividades del cónyuge, entre otros.

En los casos de divorcio, los cónyuges, mientras no contraigan nuevas nupcias, tendrán derecho a alimentos, los que se fijarán de acuerdo a los principios de equidad y proporcionalidad, tomando en cuenta las siguientes circunstancias:

I. La edad y el estado de salud de los cónyuges;

II. Su calificación profesional y posibilidad de acceso a un empleo;

III. Duración del matrimonio y dedicación pasada y futura a la familia;

IV. Colaboración con su trabajo en las actividades del cónyuge;

V. Medios económicos de uno y otro cónyuge, así como de sus necesidades; y

VI. Las demás obligaciones que tenga el cónyuge deudor.

Además, cuando por el divorcio se originen daños y perjuicios a uno de ellos, se responderá como autor de un hecho ilícito.

En el divorcio por mutuo consentimiento, salvo pacto en contrario, los cónyuges no tienen derecho a alimentos, ni al pago de daños y perjuicios, referidos en este artículo.

Artículo 342 del Código Civil para el Estado de Guanajuato

También introduce la posibilidad de que cualquier cónyuge pueda demandar a su pareja una compensación de hasta el cincuenta por ciento del valor de los bienes adquiridos durante el matrimonio. Esto es aplicable cuando el matrimonio se regula bajo el régimen de separación de bienes y el demandante se ha dedicado predominantemente al trabajo del hogar.

La resolución del Juez toma en consideración la duración del matrimonio, los bienes de los cónyuges, la custodia de los hijos y otras circunstancias especiales de cada caso. Se excluyen de esta compensación los bienes adquiridos por sucesión y donación.

Cualquier cónyuge podrá demandar al otro una compensación de hasta el cincuenta por ciento del valor de los bienes que se adquirieron durante el matrimonio, siempre que ocurran las siguientes circunstancias:

I. Haber estado casado bajo el régimen de separación de bienes; y

II. Que el demandante se haya dedicado en el lapso en que duró el matrimonio preponderantemente al desempeño del trabajo del hogar como son, las tareas de administración, dirección y atención del mismo o cuidado de la familia, entre otros.

El Juez habrá de resolver atendiendo al tiempo que duró el matrimonio, los bienes con que cuenten los cónyuges, la custodia de los hijos y las demás circunstancias especiales de cada caso.
Se exceptúan de los bienes establecidos en este artículo, los que se adquieran por sucesión y donación.

Artículo 342-A del Código Civil para el Estado de Guanajuato

Buscar abogado para divorcio en Guanajuato

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.