Ensañamiento

El término ensañamiento en el ámbito jurídico se enmarca, concretamente, en el derecho penal y se utiliza como una circunstancia agravante de la responsabilidad en algunos tipos penales.

El ensañamiento consiste en que aquel que comete el delito aumenta de manera deliberada e innecesaria el sufrimiento de la víctima durante la comisión del mismo.

Específicamente, forma parte tanto del delito de asesinato, como del delito de lesiones agravado y del delito de maltrato de animales.

El ensañamiento consiste en el aumento intencionada e inhumanamente del dolor del ofendido, provocándole padecimientos no ordinarios e innecesarios para la comisión del delito.

Puede referirse tanto al aumento del dolor de la víctima como a la prolongación de su agonía. Para su valoración, no se tiene en cuenta el disfrute o los sentimientos del agresor, sino solamente si existe un aumento deliberado del sufrimiento de la víctima.

De acuerdo con esto, se exigen dos requisitos para considerar que existe ensañamiento:

  1. El primero se refiere a la causación de un mal que sea objetivamente innecesario para alcanzar el objetivo delictivo, y que, además de innecesario, aumente el sufrimiento de la víctima.
  2. El segundo requisito tiene un carácter más subjetivo, por cuanto se refiere a la consciencia y deliberación del autor del delito a la hora de llevar a cabo actos más encaminados a provocar dolor y sufrimiento que a consumar el delito.

El carácter subjetivo de este segundo requisito así como la falta de concreción del primero, provoca habitualmente falta de acuerdo a la hora de valorar si existe o no existe ensañamiento.