Vicios del consentimiento

Los vicios del consentimiento son causas que permiten que un contrato pueda ser anulado, porque se pretende falsear la voluntad. Este tipo de actos o contratos se llevan a cabo sin tener en cuenta la verdadera voluntad y se pretende adulterarla.

Dentro del Código Civil colombiano se encuentran en el artículo 1508 que dice:

Los vicios de que puede adolecer el consentimiento, son error, fuerza y dolo.

Artículo 1508 del Código Civil

Si esto se presenta, se puede dar la nulidad relativa del contrato. Cuando se piensa en solucionar estos inconvenientes, se debe tener en cuenta que es necesario que se sanee, según lo especifique la ley.

¿Cuáles son los tipos de vicios del consentimiento?

Pueden darse tres tipos de vicios que afecten el consentimiento dentro de un contrato o un acto judicial y estos son:

Error

En el error existe una diferencia entre una idea específica y la realidad que pretende representarse con esta. En casi todos los casos, se presenta por ignorancia frente a alguna temática o situación. Puede darse un error de derecho o de hecho.

Fuerza

Se puede dar mediante fuerza física en la que se usan actos como maltratos o tortura. También puede ser de fuerza moral mediante amenazas que buscan intimidar a la víctima con el fin de obtener su consentimiento frente a algún acto. Esto se aclara dentro del artículo 1513 que dice:

La fuerza no vicia el consentimiento sino cuando es capaz de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, tomando en cuenta su edad, sexo y condición. Se mira como una fuerza de este género todo acto que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella, su consorte o alguno de sus ascendientes o descendientes a un mal irreparable y grave.

El temor reverencial, esto es, el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisión y respeto, no basta para viciar el consentimiento.

Artículo 1513 del Código Civil

Dolo

En el artículo 1515 se encuentra que el dolo no vicia el consentimiento sino cuando es obra de una de las partes, y cuando además aparece claramente que sin él no hubiera contratado. En casos distintos a este, el dolo genera una serie de perjuicios, pero no basta para que se hable de una forma de viciar el consentimiento.

El dolo no vicia el consentimiento sino cuando es obra de una de las partes, y cuando además aparece claramente que sin él no hubiera contratado.

En los demás casos el dolo da lugar solamente a la acción de perjuicios contra la persona o personas que lo han fraguado o que se han aprovechado de él; contra las primeras por el total valor de los perjuicios y contra las segundas hasta concurrencia del provecho que han reportado del dolo.

Artículo 1515 del Código Civil

Nulidad en los contratos

Dentro del Código Civil y el Código de Comercio se especifica la situación de la nulidad de un contrato. Entre otras cosas, esto puede darse debido a alguno de los vicios del consentimiento. Puede darse la nulidad absoluta o la relativa de acuerdo con las características del hecho.

En el caso de los tres vicios que afectan el consentimiento, se produce una nulidad relativa. Este tipo de nulidad debe ser expresado por la persona o los herederos que hayan sido afectados o estén involucrados. No se puede declarar por un juez u otro similar.

La acción de sanear estos vicios se puede hacer mediante la ratificación de los involucrados o por el paso del tiempo.