Cedente

El cedente es la parte que realiza la cesión, es decir, la persona o entidad que transfiere, traspasa o cede derechos, bienes, intereses o responsabilidades a otra parte, conocida como «cesionario». La acción de ceder implica la renuncia o transferencia de ciertos derechos o intereses del cedente al cesionario, de un titular a otro.

En el ámbito legal, la figura del cedente es esencial en procesos como la cesión de créditos, la transferencia de derechos contractuales, la renuncia de derechos legales, entre otros. La relación entre el cedente y el cesionario se establece mediante un acuerdo de cesión, que es un documento legal que detalla los términos y condiciones de la transferencia.

Es importante destacar que la validez y la eficacia de una cesión suelen depender de la naturaleza específica del derecho o interés transferido, así como de las leyes y regulaciones aplicables.

Cedente en Chile

En Chile, la cesión es una convención por la cual una persona llamada cedente transfiere voluntariamente sus derechos y obligaciones (sobre un bien o derecho) a otra persona que se denomina cesionario, quien pasa a ocupar su lugar en la relación jurídica.

En la cesión de derechos, el cedente es la persona que transfiere el derecho de propiedad que tiene, por ejemplo, sobre un crédito o derecho personal a otra persona (cesionario). El cedente es el titular del derecho que se va a ceder y es quien tiene la facultad de transferirlo al cesionario. Una vez que se realiza la cesión de derechos, el cedente pierde su derecho sobre lo cedido y el cesionario se convierte en el nuevo titular.

El artículo 699 del Código Civil señala que “la tradición de los derechos personales que un individuo cede a otro se verifica por la entrega del título hecha por el cedente al cesionario”.

En tanto, el artículo 1901 expresa “la cesión de un crédito personal, a cualquier título que se haga, no tendrá efecto entre el cedente y el cesionario sino en virtud de la entrega del título”.

Los derechos que se pueden ceder son, en general, los derechos reales y personales, excepto los personalísimos. La cesión de los derechos reales sigue las reglas de todos los contratos, con excepción del derecho real de herencia, para el cual el Código Civil ha establecido normas especiales (artículos 1909 y 1910).

Tratándose de los derechos personales, la ley también ha dispuesto normas particulares en los artículos 1901 a 1908, bajo el epígrafe “De los créditos personales”.

Derechos y obligaciones del cedente

Los derechos y obligaciones del cedente pueden variar según los términos específicos del contrato de cesión y las leyes aplicables. En términos generales son:

Derechos del cedente:

  • Derecho a ceder: el cedente tiene el derecho fundamental de ceder sus derechos a otra parte, siempre que esto no esté prohibido por la ley o por el contrato original.
  • Derecho a exigir el cumplimiento del contrato: a menos que se haya acordado lo contrario en el contrato de cesión, el cedente generalmente retiene el derecho a exigir el cumplimiento de las obligaciones contractuales por parte del deudor original.
  • Derecho a indemnización: si el deudor original incumple sus obligaciones, el cedente puede tener derecho a buscar indemnización por daños y perjuicios, a menos que haya renunciado a este derecho en el contrato de cesión.

Obligaciones del cedente:

  • Obligación de no obstaculizar la cesión: el cedente generalmente tiene la obligación de no obstaculizar injustificadamente la cesión de derechos. Esto significa que no debe tomar acciones que impidan o dificulten la cesión.
  • Obligación de informar: en algunos casos, el cedente puede tener la obligación de proporcionar información precisa y completa al cesionario sobre los derechos que está cediendo.
  • Obligación de garantía: dependiendo de los términos del contrato de cesión, el cedente puede tener la obligación de garantizar al cesionario que los derechos cedidos son válidos y no están afectados por reclamaciones de terceros.