Subrogación

La subrogación es un término legal que se refiere al proceso mediante el cual una persona o entidad asume los derechos y obligaciones de otra parte, sustituyéndola en una relación jurídica específica.

La subrogación suele ocurrir cuando una tercera parte, conocida como subrogado, se coloca en la posición de otra parte, conocida como subrogante, en virtud de un acuerdo contractual o por disposición legal.

¿Qué es la subrogación?

La subrogación es un mecanismo legal que permite a una tercera parte ocupar el lugar de otra en una relación jurídica, manteniendo los derechos y obligaciones asociados con esa relación. Hay varios contextos en los que se puede aplicar la subrogación:

  1. Subrogación legal: en algunos casos, la ley puede establecer la subrogación automáticamente. En el ámbito de los seguros, un asegurador que paga una indemnización al asegurado por una pérdida, puede subrogarse en los derechos del asegurado para perseguir cualquier reclamación contra terceros responsables de la pérdida.
  2. Subrogación convencional: también puede ocurrir mediante un acuerdo entre las partes. Ej. En el ámbito hipotecario, una entidad financiera que paga la deuda de un deudor puede subrogarse en los derechos del deudor y tener los mismos derechos que tenía el deudor originalmente.
  3. Subrogación de derechos y obligaciones: puede ser la transferencia de derechos y obligaciones, como en el caso de la subrogación de un acreedor, donde una nueva entidad asume la posición del acreedor original.

En Chile, el Código Civil, a lo largo de sus distintas disposiciones, hace alusión a la subrogación, ya sea real o personal. No obstante, no se ha reglamentado de manera particular, como una institución con caracteres propios, sino que se menciona, con ocasión de distintas materias, señalando los casos en que dicha figura tiene lugar y sus respectivos efectos. Ha sido la doctrina, en cambio, la que se ha preocupado de sistematizar esta figura, determinando su naturaleza jurídica, características, requisitos y efectos.

De esta manera, la subrogación consiste en «sustituir o poner una persona o cosa en lugar de otra, pasando aquella a tener la misma situación jurídica que esta». También se emplea en otras áreas, por ejemplo, en derecho público, para referirse al reemplazo de un funcionario público por otro en el ejercicio de sus funciones.

Clases de subrogación en Chile

Existen, en el derecho chileno, distintas clases de subrogación, atendiendo al objeto que se sustituye, al momento en que se produce, a su contenido, a su fuente o su forma:

  • Subrogación real y personal:
    • La subrogación real se produce cuando se sustituye una cosa por otra, es decir, una cosa toma el lugar de otra y es reputada de su misma naturaleza y cualidad para pertenecer a la misma persona a la que ésta pertenecía. Este tipo de subrogación se relaciona con el patrimonio y se presenta, comúnmente, en los casos en que existe pluralidad de ellos con un solo titular. Ej. En la sociedad conyugal o en situaciones aisladas como cuando el objeto que es materia de un seguro es subrogado por la indemnización que paga la compañía de seguros luego del siniestro.
    • La subrogación personal ocurre en aquellos casos en que una persona sustituye a otra: es llamada a reemplazarla y ocupar su sitio y lugar para ejercitar sus derechos y acciones.
  • Subrogación legal y convencional:
    • La subrogación legal es aquella que opera por el solo ministerio de la ley, siendo el legislador quien establece los casos en que procede y sus respectivos requisitos. Opera con independencia de la voluntad de las partes.
    • La subrogación convencional, por su parte, es aquella que nace de un acuerdo de voluntades de las partes interesadas.
  • La sustitución, ya sea de una cosa por otra o bien de una persona por otra, podrá realizarse entre vivos o por causa de muerte.