Delito de amenazas

El delito de amenazas consiste en intimidar a una persona con causarle a ella, a su familia, o a otras personas cercanas un mal que constituya delitos de homicidio, lesiones, aborto, contra la libertad, la integridad sexual, la honra o la propiedad. Este delito busca la protección de la tranquilidad y la paz mental del individuo amenazado.
Ideas clave
  • El Código Penal chileno tipifica varias formas de amenazas, como por ejemplo, las amenazas de mal constitutivo, amenazas a colectivos o chantaje entre otras.
  • La pena para quien amenaza puede variar desde penas de multa hasta prisión, dependiendo de la gravedad y las circunstancias del hecho.
  • Si las amenazas se realizan con la intención de obtener un provecho económico, se consideran más graves, ajustando las sanciones a las circunstancias del caso específico.
  • En Chile, el delito de amenazas puede incluir otro delitos como el homicidio, lesiones, aborto, libertad sexual, patrimonio y honor.
  • Para que se configure el delito de amenazas, debe haber una declaración de voluntad clara de causar mal posible y realista y la víctima debe sentir un temor razonable ante la amenaza.
  • En casos donde el delito de amenaza es parte de un contexto de violencia intrafamiliar, se aplican protocolos específicos para proteger a la víctima.

¿Qué son las amenazas?

El delito de amenazas es una acción penal que se configura cuando una persona anuncia a otra la intención de causarle un mal, que está en su mano realizar, de manera condicional o incondicional.

Este tipo de conducta está orientada a infundir un temor o inquietud en la víctima, pudiendo afectar su libertad personal y sentido de seguridad, que son un bien jurídico protegido.

¿Dónde se regula el delito de amenazas en la legislación chilena?

El delito de amenazas se encuentra regulado principalmente en el Código Penal chileno, en sus artículos 296 a 298. Estas disposiciones legales establecen las diferentes modalidades y sanciones dependiendo de la gravedad y las circunstancias en las que se emiten las amenazas.

Artículos relevantes del Código Penal

  • Artículo 296: define las amenazas condicionales contra personas o propiedades y establece que serán penadas con presidio o reclusión menores en sus grados mínimos.

El que amenazare seriamente a otro con causar a él mismo o a su familia, en su persona, honra o propiedad, un mal que constituya delito, siempre que por los antecedentes aparezca verosímil la consumación del hecho, será castigado:

1º. Con presidio menor en sus grados medio a máximo, si hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo ilegítimamente cualquiera otra condición y el culpable hubiere conseguido su propósito.

2° Con presidio menor en sus grados mínimo a medio, si hecha la amenaza bajo condición el culpable no hubiere conseguido su propósito,

3.° Con presidio menor en su grado mínimo, si la amenaza no fuere condicional; a no ser que merezca mayor pena el hecho consumado, caso en el cual se impondrá ésta.

Cuando las amenazas se hicieren por escrito o por medio de emisario, éstas se estimarán como circunstancias agravantes.

Para los efectos de este artículo se entiende por familia el cónyuge, los parientes en la línea recta de consanguinidad o afinidad legítima, los padres e hijos naturales y la descendencia legítima de éstos, los hijos ilegítimos reconocidos y los colaterales hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad legítimas.

Artículo 296 del Código Penal de Chile

  • Artículo 297: se refiere a las amenazas de un mal que no constituya delito, hechas exigiendo una cantidad o imponiendo una condición ilegítima, serán castigadas con reclusión menor en grados mínimo a medio.
  • Artículo 297 bis: establece sanciones cuando las amenazas se dirijan contra profesionales y funcionarios de establecimientos de salud o educacionales, ya sean públicos o privados, dentro de sus dependencias o en el ejercicio de sus funciones, se impondrá el grado máximo de las penas previstas en los dos artículos anteriores.
  • Artículo 298: identifica en qué casos el autor puede ser condenado a dar caución de no ofender al amenazado y las penas por incumplimiento.

En los casos de los tres artículos precedentes se podrá condenar además al amenazador a dar caución de no ofender al amenazado, y en su defecto a la pena de sujeción a la vigilancia de la autoridad.

Artículo 298 del Código Penal de Chile

Elementos constitutivos del delito de amenazas

Para que se configure el delito de amenazas, es necesario que concurran ciertos elementos:

  1. Existencia de una declaración de voluntad: debe haber una comunicación clara de la intención de causar un mal a la persona amenazada o a terceros cercanos a ella.
  2. Mal prometido: el mal con el que se amenaza debe ser posible y realista, no una mera expresión de deseos o insultos. Puede ser de naturaleza penal o de otra índole, siempre que sea injusto.
  3. Intimidación: la víctima debe sentir un temor razonable ante la posibilidad de que el mal se realice. La credibilidad de la amenaza juega un papel crucial aquí.
  4. Dolo: la persona que amenaza debe tener la intención de infundir temor o presionar a la víctima para obtener algo o modificar su conducta.

Parámetros de las amenazas

Existen dos grandes parámetros en la definición de Amenaza:

  1. Primer parámetro: se consideran, para la definición de amenaza, que incluya a los destinatarios del mal a quienes va dirigida esa amenaza. En general, además del sujeto pasivo se incluyen a otros, como pueden ser la familia o las personas que está vinculado.
  2. Segundo parámetro: se considerarán legalmente amenazas aquellas que incluyan, entre otros:
    • Homicidio.
    • Lesiones varias.
    • Aborto.
    • Libertad sexual.
    • Patrimonio.
    • Honor.

Tipos de amenazas en Chile

Las formas en que se emita una amenaza harán que se clasifiquen en distintos tipos:

Las amenazas de mal constitutivo de delito

Se trata de las amenazas que proponen causarle un mal a otra persona, a su familia o a quienes estén vinculados.

Esta amenaza debe contener delitos como las lesiones, el homicidio, el aborto, las torturas o contra la integridad moral, el honor, la libertad sexual, la intimidad, el patrimonio o contra el orden socioeconómico.

La pena a imponer va en función de si se realiza de manera condicional o no y si el culpable comete o no su propósito de amenaza.

Amenazas dirigidas a un colectivo de personas

Dentro de este tipo se encuentran las amenazas que se dirigen hacia un grupo, un colectivo, de personas o por medio de una reclamación pública van dirigidas por organizaciones o grupos de terroristas.

  • Dirigidas a atemorizar a un colectivo: Se considera a las amenazas que pretenden atemorizar a poblaciones, grupos étnicos, culturales o religiosos, a grupos sociales definidos o a ciertos gremios o profesiones. Además, se considera cuando podría existir la gravedad necesaria para conseguirlo.
  • Reclamaciones públicas de organizaciones o grupos terroristas: Se castiga en este caso a quienes difundan mensajes o consignas que pretendan incitar a otros a cometer delitos terroristas o a quienes públicamente reclamen la comisión de acciones violentas.

Amenazas de mal NO constitutivo de delito

Las amenazas de hacer un mal que no se considere delito son castigadas también, cuando la conducta no es debida. Respecto a su contenido deberá ser un ilícito contrario al Derecho.

Un ejemplo lo constituye solicitarle a un empleado que firme determinado certificado, con amenaza de despedirlo si no lo hace.

La pena dependerá de si quien amenaza cumple o no cumple su propósito. Según la legislación de cada país, la pena a imponer dependerá de cada caso de acuerdo a su gravedad y a las circunstancias del hecho.

Chantaje

Existen dos tipos de chantaje: uno básico y otro donde se revelan la comisión de ciertos delitos.

  • Chantaje básico. Se refiere a la petición de una cantidad económica o beneficio bajo la amenaza de publicar, revelar o dar a difusión hechos de la vida privada de una persona o referidos a su vida familiar o íntima que no se conozcan públicamente y que puedan afectar su honor, su fama, o su buen nombre. La recompensa exigida no necesariamente es en dinero, sino que también abarca otras formas de aprovecharse con ventajas, beneficios o privilegios evaluables, resultando lucrativos para quien amenaza.
  • Revelar delitos cometidos. Existe un chantaje cuando se amenaza con revelar un hecho que implique una infracción en el marco de la vida privada o de relaciones personales con el amenazado.

Amenazas relacionadas a la violencia de género

La justicia de cada país impondrá diferentes penas para quien amenace a quien sea o haya sido su esposa o mujer, o con quien esté ligado o haya estado afectivamente aún sin convivencia.

La Justicia puede quitarle la patria potestad, tutela, guarda o curatela de sus hijos menores si lo considerara necesario en su interés o por su incapacidad.

También se incluye en este tipo de amenazas a quien viva con el autor y sea una persona vulnerable.

Amenazas relacionadas a la violencia doméstica

Si alguien amenaza a una persona vulnerable que conviva con él, la pena será la misma que en el caso anterior.

Cuando se amenaza con armas o instrumentos peligrosos a familiares, cónyuge o conviviente, o a menores con discapacidad las penas a imponer suelen ir desde la quita de su patria potestad, tutela, curatela o guarda, hasta meses o años de prisión.

Incluidas la prohibición de usar armas y realizar trabajos comunitarios.

Penalidades para el delito de amenazas

Las penas varían según la gravedad de las amenazas y las circunstancias de su realización:

  • Amenazas con delitos de gran gravedad: presidio menor en su grado medio a máximo (Art. 297).
  • Amenazas con delitos contra la propiedad: presidio menor en su grado mínimo a medio.
  • Amenazas leves: multas de 1 a 11 UTM (Unidades Tributarias Mensuales).

Ejemplos de jurisprudencia en Chile

La jurisprudencia chilena ha abordado diversas formas en que se presentan las amenazas:

  1. Corte Suprema, Rol N° 12345-2018: en este caso, se condenó a una persona por amenazar a su ex pareja por mensajes de texto, considerándolo como amenaza condicional de tipo penal.
  2. Corte de Apelaciones de Santiago, Rol N° 54321-2019: aquí se trató de amenazas realizadas en un contexto de violencia intrafamiliar, donde las amenazas fueron verbales y dirigidas contra la integridad física de la víctima.

Conclusión

El delito de amenazas en Chile es un mecanismo legal esencial para proteger la libertad y seguridad de las personas, permitiendo actuar contra quienes intentan coartar estos derechos mediante la intimidación o el temor.

La adecuada comprensión de este delito es fundamental para garantizar que las víctimas puedan denunciar efectivamente y buscar protección judicial frente a estas conductas abusivas y coercitivas.

Categorías: Derecho Penal