Cesionario

Cesionario es la persona o entidad que adquiere derechos y obligaciones de otra parte, conocida como "cedente", a través de un proceso legal llamado cesión. La cesión puede aplicarse a una variedad de derechos, como derechos contractuales, derechos de crédito, derechos litigiosos, entre otros.

La cesión de un derecho es la forma de trasladar un derecho de un sujeto que se desprende del mismo a otro sujeto que lo recibe y adquiere.

La cesión de derechos puede involucrar diversos tipos de derechos, tales como derechos personales (créditos, contratos) derechos reales (usufructo, propiedad, hipoteca) o derechos de propiedad intelectual.

Según el artículo 398 Código Civil y Comercial de la Nación, todos los derechos pueden ser cedidos, excepto que lo contrario resulte de la ley, de la convención que lo origina o de la misma naturaleza del derecho.

Todos los derechos son transmisibles excepto estipulación válida de las partes o que ello resulte de una prohibición legal o que importe trasgresión a la buena fe, a la moral o a las buenas costumbres.

Artículo 398 del Código Civil y Comercial de la Nación

Asimismo, la legislación estipula que aquellos derechos que son inherentes a la persona humana, no pueden ser cedidos.

Derechos y obligaciones del cesionario

El derecho transmitido pasa al cesionario en su plenitud. Es decir, con todos sus accesorios y garantías. Además, tiene la característica de toda traslación a título singular entre vivos. “Por ello este objeto no se modifica en sus contenidos intrínsecos ni extrínsecos. No sufre menoscabo en su importe, si es un crédito, ni en su objeto material si se trata de otro derecho. Como contrapartida es importante señalar que se transmite con todos sus vicios y defectos” (Compagnucci de Caso, UNLP 2015).

Cuando una persona o entidad se convierte en cesionaria, asume las obligaciones asociadas con los derechos transferidos. Estas obligaciones suelen ser las mismas que el cedente tenía antes de la cesión.

Requisitos generales de la cesión

  • Consentimiento: ambas partes deben estar de acuerdo con la cesión. Es común que se realice mediante un contrato escrito para evitar malentendidos.
  • Determinación de los derechos cedidos: el contrato de cesión debe especificar claramente qué derechos están siendo transferidos. Puede incluir detalles como plazos, condiciones y cualquier restricción asociada.
  • Forma: a menos que la ley establezca lo contrario, en general, la cesión de derechos no requiere una forma especial. Sin embargo, es recomendable que la cesión se realice por escrito para evitar posibles conflictos futuros y garantizar su validez y oponibilidad frente a terceros.
  • Transmisión de derechos y obligaciones: la cesión de derechos no solo implica la transferencia de los derechos en sí, sino también de las obligaciones relacionadas con dichos derechos. El cesionario adquiere tanto los derechos como las obligaciones asociadas.
  • Oponibilidad a terceros: en algunos casos es necesario notificar la cesión a terceros o registrarla en un registro para que sea válida frente a éstos. Sobre todo, si la cesión puede tener efectos frente a terceros si se cumplen los requisitos legales para su oponibilidad.