Divorcio en Nueva Jersey

El divorcio en Nueva Jersey puede solicitarse cuando al menos uno de los cónyuges ha residido en el estado durante el último año antes de presentar la solicitud, exceptuando los casos en los que se produce una infidelidad. En estos casos, no es necesario que el matrimonio haya residido en el estado durante el último año antes de presentar la demanda de divorcio.

¿Cuáles son las razones de divorcio en Nueva Jersey?

En el estado de Nueva Jersey, se reconocen como causas legales para obtener el divorcio las siguientes razones:

  • Diferencias irreconciliables: cuando ha habido una ruptura al menos seis meses antes de la demanda de divorcio.
  • Adulterio.
  • Abandono del hogar por al menos un año o más.
  • Extremada crueldad o violencia doméstica.
  • Separación matrimonial: cuando los cónyuges han dejado de convivir durante al menos 18 meses consecutivos.
  • Adicción al alcohol o a las drogas por un periodo de un año consecutivo.
  • Internamiento por salud mental por un periodo de 24 meses consecutivos.
  • Encarcelamiento por un periodo de 18 meses o más.

Medidas tras el divorcio

Durante el proceso de divorcio o después de una sentencia de divorcio o nulidad matrimonial, el tribunal de Nueva Jersey puede emitir diversas órdenes relacionadas con la patria potestad, la custodia de los hijos menores o la pensión alimenticia.

Para establecer el monto que una de las partes debe abonar por concepto de manutención del menor, el tribunal toma en consideración los siguientes factores:

  • Las necesidades del menor.
  • Discapacidad mental o física grave del menor.
  • Nivel económico y de vida del progenitor.
  • Ingresos y activos del progenitor.
  • Necesidades educativas del menor.
  • Responsabilidad de los padres por la manutención de otros niños ordenados por el tribunal.

Tipos de manutención conyugal

En el estado de Nueva Jersey existen cuatro tipos diferentes de manutención (de duración abierta, de rehabilitación, de duración limitada y de reembolso), todas ellas comparten factores comunes, tales como:

  • La necesidad real y la capacidad de pago de ambos cónyuges.
  • La duración del matrimonio.
  • La edad y salud física de ambas partes.
  • El nivel de vida establecido durante el matrimonio.
  • La capacidad de obtener ingresos.
  • La duración de la ausencia del mercado laboral de la parte demandante.
  • La responsabilidad de cada parte en la crianza de los hijos menores.
  • El historial de contribuciones financieras y no financieras al matrimonio.
  • La distribución equitativa de los bienes si los cónyuges no están bajo el régimen de separación de bienes.
  • La naturaleza, cuantía y duración de la manutención.

La pensión compensatoria en matrimonios de menos de 20 años no puede exceder el número de años que han estado juntos los cónyuges, a menos que se den ciertas circunstancias excepcionales. Estas circunstancias son:

  • La edad de ambas partes en el momento del matrimonio y en el momento de la manutención.
  • Dependencia económica de una de las partes y el tiempo que duró esa dependencia.
  • Que una de las partes tenga una enfermedad crónica.
  • Que uno de los cónyuges haya recibido una cantidad desproporcionada de bienes o deudas de los bienes maritales.