¿Cuáles son las causales de divorcio en Nueva Jersey?

En Nueva Jersey, las causales de divorcio se pueden clasificar en dos categorías principales: causales con culpa y causales sin culpa. La ley de Nueva Jersey permite el divorcio por las siguientes razones:

Causales sin culpa:

  • Separación irreconciliable: esto significa que la pareja ha experimentado diferencias irreconciliables que han causado la ruptura del matrimonio durante al menos seis meses. Esta causal no requiere que se demuestre culpa de ninguna de las partes y es la forma más común de divorcio en Nueva Jersey.
  • Separación: si las partes han vivido separadas y aparte en diferentes hogares durante al menos 18 meses consecutivos y no hay perspectiva razonable de reconciliación, se puede conceder un divorcio.

Causales con culpa:

  • Adulterio: uno de los cónyuges ha tenido relaciones sexuales con otra persona que no es su cónyuge.
  • Deserción: un cónyuge ha abandonado al otro cónyuge durante al menos 12 meses consecutivos.
  • Conducta extrema cruel: se incluye un amplio rango de conductas abusivas, ya sea física o emocionalmente, que hacen que sea insoportable continuar viviendo con el otro cónyuge.
  • Adicción a drogas o alcoholismo: un cónyuge ha sido habitualmente adicto a sustancias narcóticas o ha sido un alcohólico habitual durante al menos 12 meses.
  • Institucionalización por enfermedad mental: un cónyuge ha estado institucionalizado por una enfermedad mental durante al menos 24 meses consecutivos después del matrimonio.
  • Encarcelamiento: un cónyuge ha estado encarcelado durante 18 o más meses consecutivos después del matrimonio y no ha regresado al hogar conyugal después de su liberación.
  • Impotencia o incapacidad sexual: uno de los cónyuges era impotente o incapaz de tener relaciones sexuales en el momento del matrimonio y sigue siéndolo.

La elección de la causal de divorcio puede influir en varios aspectos del proceso, incluidos los acuerdos de custodia, la división de bienes, la pensión alimenticia, entre otros. Usualmente, un divorcio basado en causales sin culpa, especialmente en separaciones irreconciliables, es más rápido y menos litigioso que los divorcios con causales de culpa.

Conceptos relacionados