Contrato de arras

El contrato de arras es un acuerdo privado entre un vendedor y un comprador, mediante el cual se comprometen a llevar a cabo una transacción de compra-venta en el futuro, generalmente relacionada con un bien inmueble.

En este contrato, el comprador realiza un pago inicial, que puede ser una cantidad específica o un porcentaje del precio total acordado, como parte de un anticipo destinado a asegurar la garantía de la propiedad. Estas arras tienen un carácter simbólico y se interpretan comúnmente como una muestra de la buena fe por parte del comprador.

Características del contrato de arras

Los contratos de arras pueden variar dependiendo de la jurisdicción donde se realicen, debido a que no se trata de la formalización definitiva de una compra-venta. Sin embargo, desempeñan un papel muy importante al reflejar las condiciones esenciales que regirán la futura transacción. Algunas de las características que pueden tener son:

  • Datos personales: deben incluir de manera detallada los datos personales tanto del comprador como del vendedor.
  • Descripción del inmueble: la descripción del inmueble es un elemento esencial que abarca dimensiones, división, composición y cualquier otro detalle relevante sobre la propiedad en cuestión, ya sea una casa, un departamento o un terreno.
  • Precio final y condiciones de pago: tienen que establecer el precio final de la compra-venta, así como las condiciones y plazos para realizar los pagos correspondientes.
  • Adelanto económico: deben especificarse claramente la cantidad del adelanto económico que el comprador ha entregado como muestra de su compromiso.
  • Plazos para el finiquito del contrato: tienen que estipular el tiempo que las partes tienen para completar la transacción.
  • Compromiso de firma mediante escritura pública: para garantizar la validez y formalidad del proceso, el contrato de arras debe incluir el compromiso explícito de ambas partes para formalizar la transacción mediante escritura pública en el contrato final.
  • Distribución de gastos de compraventa: suele ser necesario establecer cómo se distribuirán los gastos asociados con la compraventa, como impuestos, honorarios notariales u otros costos adicionales.
  • Firmas del comprador y del vendedor: deben concluir con las firmas de ambas partes, consolidando así el acuerdo. Las firmas representan el consentimiento mutuo y la aceptación de las condiciones establecidas en el contrato de arras.

Aplicación en México

En México, los contratos de arras son reconocidos y permitidos, aunque no existe una legislación específica que los regule. No obstante, el Código Civil Federal aborda situaciones relacionadas con la venta de cosas futuras, y esto puede vincularse con los contratos de arras en ciertos contextos.

En el artículo 2309 se establece que, si se venden cosas futuras, con el comprador asumiendo el riesgo de que dichas cosas no lleguen a existir, el contrato se considera aleatorio.

A su vez, los artículos 2792 y 2793, describen el contrato de compra de esperanza. Este tipo de contrato tiene como objetivo adquirir los frutos que una cosa produzca en un tiempo determinado, tomando el comprador el riesgo de que esos frutos no lleguen a existir. No se refiere a arras literalmente, pero es similar en mostrar la intención de compromiso para adquirir bienes.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.