Concurso de delitos

El concurso de delitos da nombre a un fenómeno de tipo jurídico en el que una persona ejerce varios hechos delictivos que son consecuencia de uno o varios actos y omisiones. Si son varias las acciones cometidas, ninguna de estas debe haber sido enjuiciada antes para que el concurso de delitos haga presencia.

En la ley colombiana también se le conoce como concurso de conductas punibles y se encuentra descrito dentro del Código Penal dentro de su artículo 31, donde se describe así:

El que con una sola acción u omisión o con varias acciones u omisiones infrinja varias disposiciones de la ley penal o varias veces la misma disposición, quedará sometido a la que establezca la pena más grave según su naturaleza, aumentada hasta en otro tanto, sin que fuere superior a la suma aritmética de las que correspondan a las respectivas conductas punibles debidamente dosificadas cada una de ellas.

(...)

Artículo 31 del Código Penal

Pena para el concurso de conductas punibles

Quien cometa un concurso de conductas punibles va a ser sometido al acto o delito que tenga la pena más grave dentro del conjunto de conductas punibles. Esto se determina según la naturaleza del acto delictivo y puede ser aumentada según la totalidad de hechos.

La suma de las penas no puede ser superior “a la suma aritmética de las que correspondan a las respectivas conductas punibles debidamente dosificadas a cada una de ellas”, según se menciona en el artículo 31 del Código Penal.

Más adelante también se menciona que en estos eventos, en caso de darse una pena que sea la privación de la libertad, no se puede exceder los 60 años. Este principio general tiene una excepción, que es que una o más de los actos tengan penas que sean de prisión perpetua revisable. Si este caso se da, esta será la única pena, que tenga que ver con privación de libertad, que se le imponga al individuo.

Esto no incluye a penas de otro tipo, ya sean accesorias o principales, estas deben ser aplicadas igualmente.

Por otro lado, en el mismo artículo se determina que: “Cuando cualquiera de las conductas punibles concurrentes con la que tenga señalada la pena más grave, contemplen sanciones distintas a las establecidas en ésta, dichas consecuencias jurídicas se tendrán en cuenta a efectos de hacer tasación de la pena correspondiente”.

Algunas situaciones concretas

En caso de que este tipo de delitos sean continuados y en masa, la pena que debe imponerse será correspondiente al tipo de delito respectivo, pero debe ser aumentada en una tercera parte de lo que normalmente se imputará para ese caso particular.

El concurso de delitos debe tener en cuenta cuáles de las normas son aplicadas al final para un caso particular. Para cualquiera de estos casos se aplican varias de las normas, pero es vital decidir si todas se deben incluir. 

Por ejemplo, en caso de que el individuo dé muerte a otra persona con alevosía. En este caso se tiene el delito de homicidio y el delito de asesinato, así que no deben imputarse dos penas por un mismo acto. 

En casos similares, se tiene en cuenta el delito que se castigue más duramente para que se le impute esta pena al individuo. Si se incrementa o no la pena va a depender del tipo de situación particular, las agravantes y otras situaciones que estén relacionadas con esto.