Concurso de delitos

El concurso de delitos es la concurrencia de dos o más tipos de delitos penales cometidos por la misma persona de manera simultánea o sucesiva. En otras palabras, es la concurrencia de dos o más acciones delictivas realizadas por el mismo autor.

Este concepto es importante en el ámbito del derecho penal y tiene implicaciones específicas en términos de la responsabilidad penal y las sanciones que pueden imponerse.

¿Qué es el concurso de delitos en Chile?

En Chile, el concurso o pluralidad de delitos se presenta cuando, en un mismo proceso penal, se puede imputar a una persona la «realización de varios tipos penales o varias veces el de uno mismo».

En la legislación chilena, la regla general para el tratamiento del concurso de delitos es la de la acumulación material de penas, que se encuentra regulada en el artículo 74 del Código Penal:

Al culpable de dos o más delitos se le impondrán todas las penas correspondientes a las diversas infracciones.

El sentenciado cumplirá todas sus condenas simultáneamente, siendo posible. Cuando no lo fuere, o si de ello hubiere de resultar ilusoria alguna de las penas, las sufrirá en orden sucesivo, principiando por las más graves o sea las más altas en la escala respectiva, excepto las de confinamiento, extrañamiento, relegación y destierro, las cuales se ejecutarán después de haber cumplido cualquiera otra pena de las comprendidas en la escala gradual núm. 1.

Artículo 74 del Código Penal

A esta regla se suma la excepción, también de carácter general, del artículo 75, que impone aplicar «solo» la pena del delito más grave, cuando un mismo hecho constituye dos o más delitos, o cuando uno es medio necesario para la comisión de otro.

Tipos de concurso de delitos

Hay diferentes formas de concurso de delitos:

  1. Concurso real: Corresponde a la regla general de nuestro sistema concursal, esto es, la acumulación material, dispuesta por el artículo 74, bajo el supuesto de aplicar al culpable de varios delitos, conjuntamente, todas las penas correspondientes a cada delito cometido y juzgado en el mismo proceso.
  2. Concurso ideal o formal: Situación excepcional regulada en el artículo 75 para el supuesto de que un mismo hecho constituya dos o más delitos. Suele distinguirse entre concurso ideal heterogéneo u homogéneo: el primero es el que se produciría cuando los tipos penales concurrentes son diferentes (Ej. Violación e incesto). En cambio, en el segundo el tipo penal infringido sería el mismo (Ej. Dar muerte a varias personas con un solo artefacto explosivo).
  3. Concurso medial: Concurso real, donde el artículo 75 le otorga el mismo tratamiento excepcional que al concurso ideal, en el supuesto de que un delito sea medio necesario para la comisión de otro. Así, por ejemplo, se ha considerado por nuestra jurisprudencia que se pueden encontrar en concurso medial el hurto y el contrabando, o la falsificación de documentos públicos para cometer una estafa o una malversación.