Bienes semovientes

Los bienes semovientes son aquellos bienes muebles que tienen la capacidad de moverse por sí mismos, principalmente los animales. Estos bienes son considerados como propiedad y pueden ser objeto de transacciones comerciales, derechos y obligaciones.
Ideas clave
  • El Código Civil y Comercial regula los bienes semovientes, con leyes específicas sobre bienestar animal, sanidad, y trazabilidad.
  • La propiedad de bienes semovientes incluye derechos de cría, uso, disposición, y transmisión hereditaria.
  • El dueño debe asegurar el bienestar de los animales, proporcionar condiciones de vida adecuadas, y cumplir con regulaciones sanitarias, respondiendo por daños causados por los animales.
  • Las leyes exigen trato adecuado, proveyendo alimento, agua, refugio, y atención veterinaria.
  • En Argentina, SENASA supervisa la sanidad y trazabilidad de animales de producción, asegurando que estén libres de enfermedades y que se rastree su origen y movimientos.
  • La venta de bienes semovientes requiere documentación adecuada, incluyendo guías de traslado y certificados de sanidad, para asegurar la legalidad y prevenir enfermedades.
  • La valoración de los bienes semovientes depende de raza, edad, estado de salud, propósito, y condiciones de mercado.
  • En Argentina, los bienes semovientes pueden heredarse como otros bienes muebles, distribuyéndose según el testamento o leyes de sucesión.

¿Qué son los bienes semovientes?

Los bienes semovientes son aquellos bienes muebles que tienen la capacidad de moverse por sí mismos, principalmente los animales. Este término proviene del latín "se movens", que significa "moviéndose por sí mismo".

En la práctica, incluye tanto a los animales domésticos como a los animales de granja y aquellos utilizados para la producción y el trabajo.

¿Dónde se regulan los bienes semovientes en Argentina?

En Argentina, los bienes semovientes están regulados por el Código Civil y Comercial de la Nación. Este cuerpo normativo establece las definiciones, derechos y obligaciones relacionados con la propiedad y el manejo de estos bienes.

Además, existen leyes y regulaciones específicas que abordan aspectos como el bienestar animal, la sanidad y la trazabilidad de los animales de producción.

Propiedad y derechos sobre los bienes semovientes

  • Derechos de propiedad: la propiedad de los bienes semovientes otorga a su dueño una serie de derechos, entre los que se incluyen la cría, el uso y la disposición de los animales. Estos derechos permiten al propietario vender, donar, ceder o incluso dejar en herencia sus bienes semovientes.
  • Obligaciones del propietario: el dueño de bienes semovientes también tiene ciertas responsabilidades, como asegurar el bienestar de los animales, proporcionarles condiciones adecuadas de vida y cumplir con las regulaciones sanitarias. En caso de daños causados por sus animales, el propietario puede ser legalmente responsable.

El daño causado por animales, cualquiera sea su especie, queda comprendido en el artículo 1757.

Artículo 1759 del Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina

 

Toda persona responde por el daño causado por el riesgo o vicio de las cosas, o de las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las circunstancias de su realización.

La responsabilidad es objetiva. No son eximentes la autorización administrativa para el uso de la cosa o la realización de la actividad, ni el cumplimiento de las técnicas de prevención.

Artículo 1757 del Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina

Regulaciones específicas en Argentina

  1. Bienestar animal: las leyes de bienestar animal en Argentina exigen que los propietarios proporcionen un trato adecuado a sus animales, evitando el maltrato y garantizando condiciones de vida dignas. Esto incluye la provisión de alimento, agua, refugio y atención veterinaria adecuada.
  2. Sanidad y trazabilidad: los animales de producción, como el ganado, están sujetos a estrictas regulaciones sanitarias. El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) es el organismo encargado de supervisar la sanidad animal y la trazabilidad, asegurando que los animales estén libres de enfermedades y que su origen y movimientos sean rastreados adecuadamente.
  3. Transacciones comerciales: la venta y compra de bienes semovientes deben estar documentadas adecuadamente. Por ejemplo, la venta de ganado requiere la emisión de guías de traslado y certificados de sanidad. Estas medidas buscan prevenir la propagación de enfermedades y asegurar la legalidad de las transacciones.

Preguntas frecuentes sobre los bienes semovientes

  • ¿Cómo se valora un bien semoviente?: La valoración de un bien semoviente puede depender de diversos factores como la raza, la edad, el estado de salud y el propósito del animal (compañía, producción, trabajo, etc.). Además, el mercado y la demanda juegan un papel crucial en la determinación del valor.
  • ¿Cómo se heredan los bienes semovientes?: Los bienes semovientes pueden ser transmitidos por herencia como cualquier otro bien mueble. En un proceso de sucesión, los derechos sobre estos animales serán distribuidos según lo dispuesto en el testamento del fallecido o, en ausencia de este, de acuerdo con las leyes de sucesión aplicables.

Conclusión

Los bienes semovientes representan una categoría importante dentro del derecho de bienes en Argentina, con regulaciones específicas que buscan proteger tanto a los animales como a las personas involucradas en su manejo y propiedad.

Es fundamental para los propietarios y personas interesadas en este tipo de bienes conocer y cumplir con las normativas vigentes para asegurar una gestión adecuada y responsable de los mismos.

Categorías: Derecho Civil