Testamento ológrafo

El testamento ológrafo es un tipo de testamento que es elaborado por el testador sin asistir a un notario.  En otras palabras, esta clase de testamento es escrito con el puño y letra de la persona que dispone la distribución de sus bienes.

Para otorgar validez al testamento ológrafo, cada página de este documento debe estar firmada por el testador. Además, su contenido debe ser claro y legible, de tal manera que refleje la voluntad de la persona sin inconvenientes.

De hecho, los requisitos de validez de este tipo de testamento en Perú se establecen en función del Código Civil. El objetivo de estas condiciones es establecer el cumplimiento normativo efectivo y de la voluntad del testador.

Principales legales del testamento ológrafo

Según el artículo 707 del Código Civil, el testamento ológrafo debe presentar las siguientes formalidades: 

  • El testamento debe ser escrito, fechado y firmado por el testador de manera directa.
  • Si el testador cuenta con alguna discapacidad visual, se debe cumplir con las disposiciones del artículo 699, numeral 1 en el segundo párrafo.
  • Para que el testamento ológrafo tenga efecto legal debe ser presentado ante un notario después de la muerte del testador. Además, es necesario su comprobación judicial en un plazo máximo de un año a partir del fallecimiento del testador.

El cumplimiento de estas reglas e instrucciones le otorga validez y efectos legales al testamento ológrafo.

Presentación y apertura judicial del testamento ológrafo

La persona que guarde el testamento ológrafo tiene la obligación de presentarlo ante un juez en el periodo de tiempo de 30 días. Este plazo comenzará al tener conocimiento de la muerte del testador, de acuerdo a los criterios del artículo 708 del Código Civil.

La persona que conserve en su poder un testamento ológrafo, está obligada a presentarlo al juez competente dentro de los treinta días de tener conocimiento de la muerte del testador, bajo responsabilidad por el perjuicio que ocasione con su dilación, y no obstante lo dispuesto en la parte final del artículo 707.

Artículo 708 del Código Civil

De no cumplir con este criterio legal, la persona se expone a ser responsable de cualquier perjuicio que esta demora ocasione. En otras palabras, si no se presenta el testamento en los 30 días puede haber consecuencias legales.

El artículo 709 del Código Civil sostiene que, una vez presentado el testamento ológrafo con copia certificada de la partida de defunción del testador, el juez con citación de los herederos procederá a: 

  • Dar apertura al testamento si estuviera cerrado.
  • Firma completa y el sello del juzgado en cada una de las páginas del testamento.
  • Verificación de la autenticidad de la letra y firma del testador.

Protocolización del testamento ológrafo

Con base a la ley, un testamento ológrafo debe ser protocolizado previa verificación judicial. Lo cual en este caso tiene como función lo siguiente:

  • Verificar la autenticidad del testamento ológrafo. Es decir, confirmar si en efecto el documento es obra de quien dice ser el testador, para ello se confirmará la caligrafía.
  • Evaluar si se cumplen con las formalidades previstas por ley para un testamento ológrafo.
  • Convertir el testamento ológrafo en un instrumento público con su presentación ante un notario, para de esta forma otorgarle validez legal.

Una vez comprobada la autenticidad del testamento y el cumplimiento de los requisitos de forma, el juez ordenará protocolizar el expediente. Esto en función de las disposiciones del artículo 711 del Código Civil peruano.

Comprobada la autenticidad del testamento y el cumplimiento de sus requisitos de forma, el juez mandará protocolizar el expediente.

Artículo 711 del Código Civil