Proceso monitorio

El proceso monitorio fue creado en Italia a finales del siglo XIII con el fin de dar seguridad jurídica a la burguesía para el tráfico mercantil. La idea era que se lograra un mecanismo rápido y efectivo para el pago de créditos. Este proceso se inicia a través de una demanda con características particulares.

Muchos procesos relacionados con la justicia pueden tardar demasiado y esto puede ser motivo de situaciones injustas para las partes involucradas. Para evitar esto, en algunos casos se crean instituciones procesales que ayudan a dejar de lado ciertas formalidades y agilizar los trámites. Teniendo como base esta premisa, se estructura el proceso monitorio y se aplica dentro de Colombia.

En Colombia, dentro del artículo 419 del Código General del Proceso se habla de la procedencia de este “quien pretenda el pago de una obligación en dinero, de naturaleza contractual, determinada y exigible que sea de mínima cuantía, podrá promover proceso monitorio con sujeción a las disposiciones de este Capítulo”.

Proceso monitorio: contenido de la demanda

El artículo 420 menciona el contenido que debe tener la demanda para que pueda promoverse de manera adecuada el proceso monitorio. Entre estos elementos se encuentran:

  • Designación del juez. Debe quedar dentro de la demanda a qué juez se dirige esta.
  • Nombre y domicilio. Se incluyen los del demandado, el demandante y si es necesario, los datos de apoderados y representantes de cada uno.
  • Pretensión de pago. Se debe expresar de manera clara y precisa para que no dé lugar a dudas.
  • Hechos. Estos van a servir para fundamentar las pretensiones de pago. Aquí es vital que se clasifiquen, numeren y se determinen de manera clara. Es preciso incluir el origen contractual de tal deuda, el monto de esta y qué la compone.
    “La manifestación clara y precisa de que el pago de la suma adeudada no depende del cumplimiento de una contraprestación a cargo del acreedor”.
  • Pruebas. Las necesarias para validar el proceso y las que sean solicitadas en caso de que la persona demandada decida oponerse. Se incluyen los documentos de esta obligación contractual o manifestar dónde se encuentra o que no existen dichos documentos.
  • Direcciones del demandado. Aparte de la dirección física donde notificarlo, se requiere de una electrónica.
  • Anexos. Los que sean pertinentes según el caso y el Código General del Proceso.

Tanto la formulación de la demanda, como la contestación de esta, tienen un formato que es realizado por el Consejo Superior de la Judicatura.

Trámite de la demanda

En el artículo 421 se establece el trámite. Si la demanda cumple lo mencionado en el artículo anterior, el juez ordena el pago o contestación por parte del demandado en 10 días. En caso de elegir la contestación, ésta debe negar de manera total o parcial la deuda que se le reclama.

“El auto que contiene el requerimiento de pago no admite recursos y se notificará personalmente al deudor, con la advertencia de que, si no paga o no justifica su renuencia, se dictará sentencia que tampoco admite recursos y constituye cosa juzgada, en la cual se le condenará al pago del monto reclamado, de los intereses causados y de los que se causen hasta la cancelación de la deuda. Si el deudor satisface la obligación en la forma señalada, se declarará terminado el proceso por pago”.