Comodato

El comodato, también denominado préstamo de uso, es un contrato en el que una de las partes (comodante) le entrega gratuitamente a la otra (comodatario) un bien para que haga uso de él por un tiempo determinado, con el compromiso y obligación de conservar y restituir en igualdad de condiciones después de finalizar el plazo de utilización.

El comodante conserva el dominio y posesión de la cosa, solo entrega la mera tenencia. El bien nunca es poseído por el comodatario. Es decir, su tenencia está a nombre y en lugar del dueño. Esto significa que la persona que recibe la cosa prestada reconoce de inmediato que no le pertenece. 

Para celebrar este tipo de contratos, el bien prestado deberá ser no fungible, ya que, por la naturaleza del contrato, al finalizar su uso o el plazo deberá ser restituido.

De igual manera, no podrán ser objeto de préstamo bienes o cosas consumibles. Sin embargo, existen excepciones y es posible realizar un comodato de un bien fungible como el dinero. Por ejemplo, puede entregarse en comodato a una casa de monedas, un banco, un coleccionista o numismático para su estudio o exhibición durante un plazo determinado.

El comodato en Chile

En Chile, este tipo de contrato, también denominado préstamo de uso, se encuentra definido en el artículo 2174 del Código Civil que señala:

El comodato o préstamo de uso es un contrato en que una de las partes entrega a la otra gratuitamente una especie, mueble o raíz, para que haga uso de ella, y con cargo de restituir la misma especie después de terminado el uso.

Este contrato no se perfecciona sino por la tradición de la cosa.

Artículo 2174 del Código Civil de Chile

Características del comodato

Según su definición, se desprende:

  • Es un contrato real que se perfecciona con la entrega (material o aparente) de la cosa prestada. Es decir, el comodato se constituye sobre un bien.
  • Es un contrato unilateral que únicamente genera obligaciones para una de las partes involucradas: el comodatario. Esto significa que las condiciones u obligaciones serán definidas por el propietario de la cosa (comodante) y, a su vez, respetadas por el comodatario, quien conservará y luego restituirá el bien prestado.
  • Es un contrato gratuito que supone que quien preste el bien o cosa no recibirá nada a cambio. El comodato sólo reportará beneficio para el comodatario. La gratuidad es la base y esencia de esta figura legal; si faltara, el contrato generaría en uno distinto: el arrendamiento.
  • Es un título de mera tenencia, ya que el comodatario es un mero tenedor que recibe el bien o la cosa prestada y reconoce que no le pertenece.
  • Es un contrato principal, es decir, subsiste por sí mismo, sin necesidad de otro acuerdo.

Obligaciones del comodatario

Se encuentran:

  • Conservar y cuidar la cosa.
  • Usar el bien según su uso ordinario o en los términos convenidos.
  • Restituir la cosa prestada en plazo establecido.

Obligaciones del comodante

Son obligaciones circunstanciales que surgen después de celebrado el contrato. De esta manera, se suele señalar que este acuerdo es del tipo “sinalagmáticos imperfectos”, ya que durante su ejecución puede generar obligaciones para aquella parte que inicialmente no las tenía.

Por ejemplo, al comodante le corresponde la obligación de pagar las expensas de conservación del bien o indemnizar los perjuicios que le haya causado al comodatario la mala calidad o condición de la cosa.