Homologación de acuerdo extrajudicial

La homologación de acuerdo extrajudicial es el acuerdo al que llegan las partes una vez iniciado el proceso judicial y mientras esté pendiente la sentencia firme. La sentencia firme, por su parte, es una resolución judicial que pone fin al proceso.

Esta homologación resulta importante para resolver disputas sin necesidad de recurrir a los tribunales. Se trata de un proceso que ofrece a las partes involucradas una alternativa eficiente y menos costosa para resolver conflictos legales.

¿Qué es la homologación de acuerdo extrajudicial?

La homologación de un acuerdo extrajudicial consiste en el reconocimiento oficial por parte de una autoridad competente del acuerdo alcanzado entre las partes involucradas en un conflicto. 

Este acuerdo puede abarcar una amplia gama de materias, como indemnizaciones, contratos, arrendamientos, entre otros, y es una herramienta valiosa para evitar la congestión de los tribunales y promover la resolución pacífica de disputas.

Procedimiento para la homologación

1. Elaboración del acuerdo

Antes de solicitar la homologación, las partes deben llegar a un acuerdo escrito que detalle los términos y condiciones acordados. Este documento debe ser claro, preciso y abarcar todos los aspectos relevantes del conflicto.

2. Presentación ante la autoridad competente

El acuerdo debe ser presentado ante una autoridad competente. En Argentina, esto puede ser un juez, un mediador, un conciliador o un funcionario designado por la ley para llevar a cabo la homologación.

3. Examen y evaluación del acuerdo

La autoridad competente revisará el acuerdo para asegurarse de que cumple con los requisitos legales y que no contiene cláusulas abusivas o contrarias a la ley.

4. Audiencia o reunión con las partes:

En algunos casos, la autoridad competente puede convocar a una audiencia o reunión con las partes para aclarar aspectos del acuerdo o solicitar modificaciones antes de proceder a la homologación.

5. Homologación o rechazo del acuerdo:

Si la autoridad competente está satisfecha con el acuerdo procederá a homologarlo, lo que le otorga fuerza ejecutiva y lo convierte en un título ejecutivo. Si hay aspectos que no cumplen con los requisitos legales, el acuerdo puede ser rechazado y se solicitarán modificaciones.

Ventajas de la homologación de acuerdo extrajudicial

  • Ahorro de tiempo y costos: evita el prolongado proceso judicial y los costos asociados con los litigios.
  • Confidencialidad: los detalles del acuerdo pueden mantenerse confidenciales, a diferencia de los procedimientos judiciales públicos.
  • Flexibilidad: las partes tienen más control sobre el proceso y pueden adaptar el acuerdo a sus necesidades y circunstancias particulares.
  • Preservación de la relación: favorece la posibilidad de mantener una relación laboral o comercial entre las partes involucradas.

Situaciones más comunes donde se aplica

Los acuerdos extrajudiciales se aplican comúnmente para resolver diversas situaciones, entre ellas podemos mencionar:

  • Asuntos familiares: custodia de los hijos en caso de divorcio, separación de bienes.
  • Disputas comerciales: lo utilizan las empresas para resolver cuestiones vinculadas a conflictos en los contratos, incumplimiento de determinadas obligaciones, etc.
  • Liquidación de deudas
  • Disputas vinculadas a la propiedad: es el caso de asuntos relacionados a la convivencia entre vecinos, límites de propiedad, entre otros.