Moroso

Moroso se refiere a aquella persona que no cumple con sus compromisos de pago en el tiempo convenido con un acreedor. En otras palabras, se trata de aquel individuo que tiene deudas pendientes y no efectúa los pagos correspondientes.

De hecho, la condición de moroso afecta la reputación crediticia de una persona. Lo cual a su vez puede perjudicar la capacidad de obtener nuevos préstamos o servicios financieros.

El Código Civil peruano es el marco normativo que regula la condición de moroso. Así como también plantea las consecuencias legales que puede traer a la persona por incumplimiento de obligaciones.

Disposiciones legales sobre la condición de moroso

La condición de moroso se presenta cuando alguien tiene una deuda y el acreedor solicita de manera formal su cumplimiento. Esto con base a los lineamientos definidos en el artículo 1333 del Código Civil peruano.

Incurre en mora el obligado desde que el acreedor le exija, judicial o extrajudicialmente, el cumplimiento de su obligación.

No es necesaria la intimación para que la mora exista:

1. Cuando la ley o el pacto lo declaren expresamente.

2. Cuando de la naturaleza y circunstancias de la obligación resultare que la designación del tiempo en que había de entregarse el bien, o practicarse el servicio, hubiese sido motivo determinante para contraerla.

3. Cuando el deudor manifieste por escrito su negativa a cumplir la obligación.

4. Cuando la intimación no fuese posible por causa imputable al deudor.

Artículo 1333 del Código Civil

Sin embargo, también se establecen situaciones en las que la mora se considera sin la necesidad de enviar una notificación formal, las cuales son:

  • Cuando la ley o en el acuerdo entre las partes lo declare de manera expresa.
  • Cuando no se cumple con el lapso de tiempo previsto para saldar la deuda.
  • Si el deudor expresa de manera clara y por escrito que no tiene la intención de cumplir con la obligación.
  • Sí, por alguna razón imputable al deudor, no es posible ejecutar una notificación formal.

Obligación del deudor en caso de mora

El deudor en caso de mora debe responder a los daños y perjuicios que ocasione el retraso en el cumplimiento de la obligación. Lo cual se sustenta en las disposiciones del artículo 1336 del Código Civil.

El deudor constituido en mora responde de los daños y perjuicios que irrogue por el retraso en el cumplimiento de la obligación y por la imposibilidad sobreviniente, aun cuando ella obedezca a causa que no le sea imputable. Puede sustraerse a esta responsabilidad probando que ha incurrido en retraso sin culpa, o que la causa no imputable habría afectado la prestación; aunque se hubiese cumplido oportunamente.

Artículo 1336 del Código Civil

Por lo tanto, la persona que está en deuda y se retrasa puede ser responsable de los daños y las pérdidas que genere esta situación. Sin embargo, puede eximirse de responsabilidad si es posible demostrar que el retraso no es su culpa directa.

Además, si la morosidad del deudor ha causado que la obligación inicial ya no tenga utilidad para el acreedor, éste puede solicitar una indemnización. Por ello, la parte afectada puede exigir el pago de daños y perjuicios compensatorios, conforme las disposiciones del artículo 1337 del Código Civil.

Cuando por efecto de la morosidad del deudor, la obligación resultase sin utilidad para el acreedor, éste puede rehusar su ejecución y exigir el pago de la indemnización de daños y perjuicios compensatorios.

Artículo 1337 del Código Civil

Elementos presentes en la condición de moroso

Conforme al marco legal, la condición de moroso presenta los siguientes elementos:

  • Deuda no saldada: se establece la presencia de deudas que no han sido pagadas dentro del plazo acordado. Lo cual se sustenta en el control o acuerdo previsto entre las partes involucradas.
  • Vencimiento de plazo: la condición de moroso se define cuando se ha vencido el plazo determinado en el acuerdo.
  • Intereses y cargos adicionales: la falta de pago en el tiempo previsto puede generar la acumulación de intereses y cargos adicionales a la deuda.
  • Comunicación: el acreedor tiene la posibilidad de enviar notificaciones y recordatorios de pago al deudor. Esto para comunicar al deudor de manera formal el incumplimiento de la obligación.
  • Acciones legales: la condición de moroso puede llevar al acreedor a efectuar operaciones legales para recuperar el importe de la deuda.