Albacea

El albacea es la persona designada en un testamento para administrar los bienes y hacer valer la voluntad de otra persona después de su muerte. Por lo tanto, tiene la obligación legal de asegurar el cumplimiento de las disposiciones definidas en el testamento.

Bajo esta perspectiva, el albacea es el responsable de gestionar los bienes y asuntos relacionados con la herencia de una persona ya fallecida. Lo cual también incluye la distribución de activos entre los herederos designados en el testamento.

Las funciones y obligaciones en este caso van a depender de los criterios definidos en el testamento. Donde cada aspecto debe ir en conformidad con las disposiciones de ley vigentes.

Fundamentos legales del albacea

La persona que hace un testamento tiene la opción de designar a uno o varios albaceas para asegurar el cumplimiento de sus disposiciones. Esto de acuerdo a los criterios establecidos en el artículo 778 del Código Civil peruano.

Artículo 778. Nombramiento de albacea

El testador puede encomendar a una o varias personas, a quienes se denomina albaceas o ejecutores testamentarios, el cumplimiento de sus disposiciones de última voluntad.

Artículo 778 del Código Civil del Perú

En vista de ello, es necesario precisar dicho nombramiento en el testamento realizado, lo cual se sustenta en el artículo 779 del Código Civil. De esta manera se establece la formalización de la designación como albacea.

Artículo 779. Formalidad del nombramiento

El nombramiento de albacea debe constar en testamento.

Artículo 779 del Código Civil del Perú

Por otro lado, el artículo 780 del Código Civil sostiene que, si existen varios albaceas, las decisiones y acciones se deben tomar en conjunto. Sin embargo, también se establece la posibilidad de que uno de ellos actué en nombre de los demás.

Artículo 780. Pluralidad de albaceas

Cuando hay varios albaceas testamentarios nombrados para que ejerzan el cargo conjuntamente, vale lo que todos hagan de consuno o lo que haga uno de ellos autorizado por los demás. En caso de desacuerdo vale lo que decide la mayoría.

Artículo 780 del Código Civil del Perú

Además, se manifiesta una responsabilidad compartida en la ejecución de los deberes a menos que se disponga lo contrario en el testamento. Esto en conformidad con los lineamientos del artículo 781 del Código Civil.

Artículo 781. Responsabilidad solidaria de los albaceas

Es solidaria la reponsabilidad de los albaceas que ejercen conjuntamente el cargo, salvo disposición distinta del testador.

Artículo 781 del Código Civil del Perú

Responsabilidades del albacea

De acuerdo al artículo 787 del Código Civil, un albacea tiene las siguientes responsabilidades:

  • Garantizar la seguridad de los bienes heredados a través de medios judiciales y extrajudiciales.
  • Efectuar un inventario judicial de los bienes que integran la herencia, donde participen los herederos y acreedores.
  • Gestionar la administración de los bienes que no sean otorgados por el testador, hasta que sean entregados a los herederos.
  • Pagar las deudas y cargas de la herencia, esto con el conocimiento de los herederos designados.
  • Gestionar la división de la herencia en función de las disposiciones del testamento.
  • Cumplir con las solicitudes de la persona que realiza el testamento.
  • Pagar o gestionar los legados que corresponden.

Artículo 787. Obligaciones del albacea

Son obligaciones del albacea:

1. Atender a la inhumación del cadáver del testador o a su incineración si éste lo hubiera dispuesto así, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 13.

2. Ejercitar las acciones judiciales y extrajudiciales para la seguridad de los bienes hereditarios.

3. Hacer inventario judicial de los bienes que constituyen la herencia, con citación de los herederos, legatarios y acreedores de quienes tenga conocimiento.

4. Administrar los bienes de la herencia que no hayan sido adjudicados por el testador, hasta que sean entregados a los herederos o legatarios, salvo disposición diversa del testador.

5. Pagar las deudas y cargas de la herencia, con conocimiento de los herederos.

6. Pagar o entregar los legados.

7. Vender los bienes hereditarios con autorización expresa del testador, o de los herederos, o del juez, en cuanto sea indispensable para pagar las deudas de la herencia y los legados.

8. Procurar la división y partición de la herencia.

9. Cumplir los encargos especiales del testador.

10. Sostener la validez del testamento en el juicio de impugnación que se promueva, sin perjuicio del apersonamiento que, en tal caso, corresponde a los herederos.

Artículo 787 del Código Civil del Perú

Rendición de cuentas por parte del albacea

El artículo 794 del Código Civil, expresa que el albacea tiene la obligación de presentar una rendición de cuentas. Para ello, cuenta con un periodo de tiempo de sesenta días después de culminar con sus funciones.

Artículo 794. Rendición de cuenta del albacea

Aunque el testador le hubiera eximido de este deber, dentro de los sesenta días de terminado el albaceazgo, el albacea debe presentar a los sucesores un informe escrito de su gestión y, de ser el caso, las cuentas correspondientes, con los documentos del caso u ofreciendo otro medio probatorio. Las cuentas no requieren la observancia de formalidad especial en cuanto a su contenido, siempre que figure una relación ordenada de ingresos y gastos.

También cumplirá este deber durante el ejercicio del cargo, con frecuencia no inferior a seis meses, cuando lo ordene el Juez Civil a pedido de cualquier sucesor. La solicitud se tramita como proceso no contencioso.

El informe y las cuentas se entienden aprobados si dentro del plazo de caducidad de sesenta días de presentados no se solicita judicialmente su desaprobación, como proceso de conocimiento.

Las reglas contenidas en este artículo son de aplicación supletoria a todos los demás casos en los que exista deber legal o convencional de presentar cuentas de ingresos y gastos o informes de gestión.

Artículo 794 del Código Civil del Perú

Con base a este criterio de ley, el albacea debe presentar un informe indicando cada aspecto de su gestión a los sucesores. Además, es necesario incluir aquellos documentos que sustente el desarrollo efectivo de sus funciones.

Esta obligación legal se sostiene, incluso si el testamento exime al albacea de hacerlo. Por lo tanto, debe informar y rendir cuentas a los herederos después de completar sus responsabilidades.

De hecho, si existen transacciones financieras, es necesario proporcionar cuentas detalladas que muestran los ingresos y gastos.