Derecho al olvido

El derecho al olvido se refiere a la facultad de una persona para pedir la eliminación de datos personales que están disponibles en línea. Este principio ha cobrado importancia con el crecimiento de internet y las plataformas de redes sociales, donde la información personal puede difundirse fácilmente y mantenerse accesible por un largo periodo.

En la Unión Europea (UE), el derecho al olvido se ha establecido como un principio legal mediante la implementación del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) que entró en vigor en mayo de 2018.

Formalización en la UE

En 2010, un ciudadano español pidió a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) que protegiera su privacidad al borrar información en línea que lo identificaba como deudor del sistema de Seguridad Social. En consecuencia, la AEPD ordenó a Google eliminar los enlaces de sus resultados de búsqueda. Esto marcó el comienzo del reconocimiento formal del derecho al olvido digital.

Posteriormente, la reforma de la ley de protección de datos en diciembre de 2015 formalizó el derecho al olvido en el Reglamento General de Protección de Datos, reconociendo el derecho de una persona a que se eliminen sus datos personales bajo ciertas condiciones.

Aplicación del derecho al olvido en México

En México, el derecho al olvido no ha alcanzado el mismo reconocimiento que en Europa. En cambio, se ha interpretado como una modalidad de ejercer los derechos de cancelación y oposición con respecto al tratamiento de datos personales.

El derecho de cancelación implica que el titular de los datos personales puede solicitar al responsable del tratamiento que elimine esos datos de sus archivos, registros, expedientes y sistemas, para que dejen de estar en posesión del responsable y de ser tratados, según lo establece el artículo 46 de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados.

Por otro lado, a través del ejercicio del derecho de oposición, la persona titular de datos personales tiene derecho de oponerse al tratamiento de sus datos según el artículo 27 de la Ley antes mencionada. Además de resultar procedente la oposición, el responsable no podrá tratar esos datos.

Aunque México no tenga una legislación específica sobre el derecho al olvido, el ejercicio del derecho de oposición podría abordar de manera similar la protección de la privacidad y la limitación del tratamiento de datos personales, incluso cuando se trata de información distribuida digitalmente.

Choque con otros derechos

En México las legislaciones sobre el derecho al olvido no se han desarrollado porque hay sectores de la sociedad civil que consideran que este se contrapone a otros derechos como libertad de expresión, el acceso a la información o el debido proceso. Se cree que el derecho al olvido puede ser utilizado para restringir información importante para la sociedad en general.

La controversia se centra en encontrar un equilibrio adecuado entre la protección de la privacidad individual y la preservación de la libertad de expresión y el acceso a la información, lo que destaca la complejidad y los desafíos en la implementación efectiva del derecho al olvido en el contexto mexicano.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.