Custodia monoparental

La custodia monoparental es el régimen donde uno de los padres tiene la responsabilidad legal y física del cuidado y educación de los hijos menores.
Ideas clave
  • En Ecuador, la custodia monoparental está regulada por el Código de la Niñez y Adolescencia.
  • La custodia monoparental puede surgir por acuerdo mutuo, decisiones judiciales en casos de divorcio o situaciones donde uno de los progenitores no puede asumir sus responsabilidades.
  • El juez evaluará factores como capacidad de cuidado y relación afectiva para otorgar la custodia.
  • El progenitor custodio debe satisfacer las necesidades diarias del niño y garantizar su bienestar integral.
  • El progenitor no custodio mantiene derechos de visita y debe contribuir económicamente mediante pensión alimenticia.
  • Mantener una relación saludable con ambos padres es crucial para el desarrollo emocional y psicológico del niño.
  • La custodia monoparental puede modificarse si cambian las circunstancias familiares, para el bienestar del menor.
  • En Ecuador, las resoluciones de custodia pueden alterarse en cualquier momento si se prueba que beneficia al menor.
  • El Código de la Niñez y Adolescencia busca garantizar el bienestar del menor, priorizando su interés superior.

 ¿Qué es la custodia monoparental?

La custodia monoparental es una modalidad de guarda de los hijos en la que solo uno de los progenitores asume la responsabilidad principal sobre el cuidado, educación y desarrollo del menor.

Esto implica que el padre o madre custodio tiene la obligación de satisfacer las necesidades diarias del niño, tomar decisiones importantes sobre su vida y garantizar su bienestar integral.

Este tipo de custodia puede surgir por diversos motivos, tales como el acuerdo mutuo entre los padres, decisiones judiciales en casos de divorcio o separación, o situaciones donde uno de los progenitores no puede asumir sus responsabilidades.

¿Dónde se regula la custodia monoparental en Ecuador?

En Ecuador, la custodia monoparental se encuentra regulada principalmente en el Código de la Niñez y Adolescencia. Este cuerpo legal establece los principios y procedimientos relacionados con la guarda y custodia de los menores, siempre priorizando el interés superior del niño.

Cuando el Juez estime más conveniente para el desarrollo integral del hijo o hija de familia, confiar su cuidado y crianza a uno de los progenitores, sin alterar el ejercicio conjunto de la patria potestad, encargará su tenencia siguiendo las reglas del artículo 106. También podrá confiar la tenencia con atribución de uno o más de los derechos y obligaciones comprendidos en la patria potestad, teniendo siempre en cuenta la conveniencia señalada en el inciso anterior.

Artículo 118 del Código de la Niñez y Adolescencia de Ecuador

Según el artículo 106 de este Código, la custodia puede ser otorgada a uno de los progenitores cuando se determine que es lo más beneficioso para el menor, considerando factores como la capacidad de cuidado y la relación afectiva con el niño.

El proceso para obtener la custodia monoparental puede iniciarse de manera voluntaria, mediante un acuerdo mutuo entre los padres, o de forma contenciosa, es decir, a través de un juicio de custodia. En el caso de un acuerdo, ambos padres deben presentar una solicitud conjunta ante un juez de familia, quien evaluará si el convenio cumple con el interés superior del niño antes de aprobarlo.

Para confiar la patria potestad en los casos previstos en el artículo 325 del Código Civil, el Juez, luego de oír al adolescente, al niño o niña que estén en condiciones de expresar su opinión observará las siguientes reglas:

1.­ Se respetará lo que acuerden los progenitores siempre que ello no perjudique los derechos del hijo o la hija;

2.­ A falta de acuerdo de los progenitores o si lo acordado por ellos es inconveniente para el interés superior del hijo o hija de familia, la patria potestad de los que no han cumplido doce años se confiará a la madre, salvo que se pruebe que con ello se perjudica los derechos del hijo o la hija;

3.­ Tratándose de los hijos o hijas que han cumplido doce años, la patria potestad se confiará al progenitor que demuestre mayor estabilidad emocional y madurez psicológica y que estén en mejores condiciones de prestar a los hijos e hijas la dedicación que necesitan y un ambiente familiar estable para su desarrollo integral;

4.­ Si ambos progenitores demuestran iguales condiciones, se preferirá a la madre, siempre que no afecte el interés superior del hijo o la hija;

5.­ En ningún caso se encomendará esta potestad al padre o madre que se encuentre en alguna de las causales de privación contempladas en el artículo 113; y,

6.­ En caso de falta o de inhabilidad de ambos progenitores para el ejercicio de la patria potestad, el Juez nombrará un tutor de acuerdo a las reglas generales.

La opinión de los hijos e hijas menores de doce años, será valorada por el Juez, considerando el grado de desarrollo de quien lo emita. La de los adolescentes será obligatoria para el Juez, a menos que sea manifiestamente perjudicial para su desarrollo integral.

Artículo 106 del Código de la Niñez y Adolescencia de Ecuador

Procedimiento para solicitar la custodia monoparental

En los casos contenciosos, el proceso implica la presentación de una demanda por uno de los progenitores, alegando las razones por las cuales debe obtener la custodia.

El juez evaluará pruebas y testimonios, y podría requerir la intervención de profesionales, como psicólogos o trabajadores sociales, para determinar la mejor decisión para el menor.

Derechos y obligaciones del progenitor no custodio

Aunque la custodia monoparental implica que un solo padre tiene la responsabilidad principal, el otro progenitor mantiene ciertos derechos y obligaciones. Entre estos derechos se encuentra el derecho a visitas regulares, a participar en decisiones importantes sobre la vida del niño y a recibir información sobre su bienestar.

Además, el progenitor no custodio está obligado a contribuir económicamente mediante el pago de una pensión alimenticia, la cual es determinada por el juez en función de las necesidades del menor y las capacidades económicas de los padres.

Impacto en el bienestar del menor

La custodia monoparental puede tener varios efectos sobre el bienestar del niño, tanto positivos como negativos. En situaciones donde uno de los progenitores no está en condiciones de ofrecer un entorno estable y seguro, la custodia monoparental puede proporcionar al menor la estabilidad necesaria para su desarrollo.

Sin embargo, es crucial que se mantenga una relación saludable con ambos padres siempre que sea posible, ya que la interacción continua y significativa con ambos progenitores es fundamental para el desarrollo emocional y psicológico del niño.

Modificación de la custodia monoparental

La custodia monoparental no es una situación inmutable. Las circunstancias de la familia pueden cambiar, lo que podría requerir una modificación de la custodia. 

Un progenitor puede solicitar una revisión judicial de la custodia si considera que un cambio es necesario para el bienestar del niño. Esto puede incluir situaciones como cambios en las circunstancias de vida de los padres, problemas de salud, o nuevas necesidades del menor. El juez evaluará nuevamente el caso y decidirá si una modificación es apropiada.

Las resoluciones sobre tenencia no causan ejecutoria. El Juez podrá alterarlas en cualquier momento si se prueba que ello conviene al adecuado goce y ejercicio de los derechos del hijo o hija de familia. Si se trata del cambio de tenencia, se lo hará de manera que no produzca perjuicios psicológicos al hijo o hija, para lo cual el Juez deberá disponer medidas de apoyo al hijo o hija y a sus progenitores.

Artículo 119 del Código de la Niñez y Adolescencia de Ecuador

Conclusión

La custodia monoparental en Ecuador está diseñada para garantizar el bienestar del menor, priorizando siempre su interés superior. Regulada por el Código de la Niñez y Adolescencia, este tipo de custodia puede establecerse por acuerdo mutuo o mediante decisión judicial, asegurando que el niño reciba el cuidado y la atención necesarios para su desarrollo integral.

A pesar de que un solo progenitor asume la responsabilidad principal, es esencial mantener una relación equilibrada con ambos padres para promover el bienestar emocional y psicológico del menor.

Categorías: Derecho de Familia