Usura

La usura es el cobro de unos intereses que son muy elevados. Esto puede darse en diversos préstamos o en otras operaciones que puedan ser equivalentes a un préstamo.

Para el ámbito jurídico se aplica esta definición, pero además de los intereses desproporcionados, se incluye el precio elevado en cualquier tipo de préstamo. El concepto de usura puede aplicarse principalmente a los intereses remuneratorios, que corresponden al precio a pagar por el recibir el préstamo. Existen otros intereses que son los moratorios o de demora, que tienen que ver con la indemnización por el impago de cualquier deuda.

Teniendo en cuenta lo anterior y para entender de mejor manera el concepto de usura, es importante aclarar que los intereses usurarios se diferencian de los intereses abusivos. Los primeros solo se aplican a los intereses remuneratorios.

En cuanto al término de los intereses abusivos, existe un poco de ambigüedad al respecto. De manera usual se hace referencia a los intereses moratorios, pero en ocasiones puede emplearse también para los remuneratorios.

La tasa de usura

Esta tasa habla del valor máximo que pueden tener los intereses de tipo remuneratorio o los moratorios, de esta manera, se puede regular lo que puede cobrarse en intereses. La tasa de usura corresponde a 1,5 veces el interés bancario corriente que se maneja en la modalidad de crédito.

Las tasas de interés bancario corriente son calculadas por la Superintendencia Financiera de Colombia y aplican para créditos como: el de consumo de bajo monto, los microcréditos y los de consumo y ordinarios. Estas son calculadas mensual, trimestral y anualmente.

En el artículo 305 del Código Penal se aclara que no está permitido que ninguna entidad o persona preste con una tasa de interés mayor a la tasa de usura:

  • “El que reciba o cobre, directa o indirectamente, a cambio de préstamo de dinero o por concepto de venta de bienes o servicios a plazo, utilidad o ventaja que exceda en la mitad del interés bancario corriente que para el período correspondiente estén cobrando los bancos, según certificación de la Superintendencia Bancaria, cualquiera sea la forma utilizada para hacer constar la operación, ocultarla o disimular” debe pagar de 32 a 90 meses de prisión, además de una multa entre los 66,66 y los 300 SMLMV.
  • “El que compre cheque, sueldo, salario o prestación social en los términos y condiciones previstos en este artículo” puede tener una pena de prisión de 48 a 126 meses y una multa de 133.33 a 600 SMLMV.
  • La pena puede aumentar en la mitad o las tres cuartas partes si la utilidad o la ventaja que se saca triplica el interés bancario corriente.

En caso de que una persona reciba o cobre una tasa que exceda la mitad del interés bancario corriente que corresponda al periodo que se está cobrando, se debe informar a las autoridades competentes. En situaciones como esta se está incurriendo en el delito de usura.