Testamento cerrado

El testamento cerrado es un documento con el que una persona expresa lo que desea que suceda con sus bienes después de su muerte. En este tipo de testamento específico, el testador no desea que las personas conozcan sus deseos hasta el día en el que muera.

Para hacer válido este documento, el testador debe ir a una notaría para entregar su testamento en un sobre sellado ante el notario y cinco testigos que deben estar presentes al momento de la entrega.

Las especificaciones y validez de este testamento se encuentran descritas en el Código Civil en sus artículos comprendidos entre el 1078 y el 1081. En el primero de estos artículos se hace referencia a la necesidad de la presencia del notario y los testigos.

El testamento solemne cerrado debe otorgarse ante un notario y cinco testigos.

Artículo 1078 del Código Civil

Dentro del artículo 1079 se menciona a las personas que no se encuentran habilitadas para otorgar este tipo de documento. Se hace referencia a toda persona que no tiene el conocimiento necesario para escribir y leer.

El que no sepa leer y escribir no podrá otorgar testamento cerrado.

Artículo 1079 del Código Civil

Esencia del testamento cerrado

El artículo 1080 de este mismo código dice que:

Lo que constituye esencialmente el testamento cerrado es el acto en que el testador presenta al notario y los testigos una escritura cerrada, declarando de viva voz, y de manera que el notario y los testigos lo vean, oigan y entiendan (salvo el caso del artículo siguiente), que en aquella escritura se contiene su testamento. Los mudos podrán hacer esta declaración, escribiéndola a presencia del notario y los testigos.

(...)

Artículo 1080 del Código Civil

Dentro de este mismo, se menciona que el testamento debe firmarse por el testador y debe estar cubierto de manera tal, que no haya posibilidad de extraer el documento sin que la cubierta se rompa. Si lo considera necesario, puede estamparse una marca, sello o cualquier otro tipo de seguridad para garantizar esto.

Una vez el testamento sea entregado al notario, éste debe expresar en la cubierta que la persona que se lo entrega se encuentra en su sano juicio. Además de anotar los nombres completos y direcciones de vivienda del testador y de todos los testigos. También se debe dejar por escrito la fecha exacta en la que se entrega el documento.

Una vez todos los presentes firmen en la cubierta del testamento, el acto se puede dar por finalizado. En caso de que la persona que escribe el testamento no pueda firmar, alguna otra persona puede hacerlo por este, pero no puede ser ninguno de los testigos. Siempre deben existir siete firmas para que pueda validarse este documento.

Otros aspectos del testamento cerrado

En caso de que el testador no pueda darse a entender con su voz, solo tiene esta opción de tipo de testamento. No es posible que recurra al testamento abierto, como se menciona en el artículo 1081.

Cuando el testador no pudiere entender o ser entendido de viva voz, sólo podrá otorgar testamento cerrado.

Artículo 1081 del Código Civil

Dentro de este artículo también se menciona que el testador debe escribir con claridad la palabra testamento en la cubierta, esto puede ser en español o en el idioma que este prefiera. Así mismo, debe dejar su sobre, dirección de domicilio y nacionalidad. El testamento se puede invalidar si no se tienen en cuenta todas las formalidades.