Testamento abierto

En el testamento abierto se define la situación en la que se va a entregar la herencia y las propiedades que tiene una persona, es un documento de tipo solemne, lo que quiere decir que “es aquel en que se han observado todas las solemnidades que la ley ordinariamente requiere”.

Este documento se realiza mediante escritura pública frente a un notario y tres testigos, como se estipula en el artículo 1070. Dentro del artículo 1064 del Código Civil se encuentra definido de la siguiente manera: “Testamento abierto, nuncupativo o público es aquel en que el testador hace sabedores de sus disposiciones a los testigos, y al notario cuando concurren”.

La esencia del testamento abierto se puede encontrar en el artículo 1072, en que se establece que:

Lo que constituye esencialmente el testamento abierto, es el acto en que el testador hace sabedor de sus disposiciones al notario, si lo hubiere, y a los testigos.

El testamento será presenciado en todas sus partes por el testador, por un mismo notario, si lo hubiere, y por unos mismos testigos.

Artículo 1072 del Código Civil

Los testigos en el testamento abierto

El testamento abierto requiere de tres testigos que se encuentren en el momento de hacer el proceso. Esto es un requisito para la validez del documento y su efectividad cuando el testador fallezca. Según la ley, no cualquier persona puede hacer las veces de testigo; en el artículo 1068 se habla de aquellos que no están capacitados para ser testigos en un testamento solemne:

  • Menores de edad.
  • Quienes padezcan de demencia y por esto se encuentren en interdicción.
  • Quienes estén privados de la razón.
  • Las personas ciegas, sordas o mudas.
  • Los que por sentencia ejecutoria no puedan servir como testigos.
  • Los amanuenses del notario.
  • Extranjeros que no se encuentren domiciliados dentro del país.
  • Aquellas personas que no hablan o leen el idioma del testador.
  • Parientes hasta el tercer grado de consanguinidad o en el segundo grado de afinidad. Ya sea del testador o del funcionario público.
  • El cónyuge de la persona que ejecuta el testamento.
  • Trabajadores del testador o del funcionario que autoriza el documento.
  • El sacerdote que confiesa de manera habitual a la persona que realiza el testamento o el que le haya confesado en el momento de su última enfermedad.
  • Las personas que aparecen como herederos dentro del estamento o a quienes resulte de provecho este documento.

También debe tenerse en cuenta que al menos dos de los testigos deben vivir en el lugar en el que se efectúa el trámite del testamento. Además, al menos uno de estos debe saber escribir y leer el idioma en el que se haga el documento.

Características del testamento abierto

En el artículo 1074 se menciona que este tipo de testamento puede realizarse de manera previa por escrito, pero siempre debe ser leído por el notario en voz alta. 

El testamento abierto podrá haberse escrito previamente.

Pero sea que el testador lo tenga escrito, o que se escriba en uno o más actos, será todo él leído en alta voz por el notario, si lo hubiere, o, a falta de notario, por uno de los testigos designados por el testador a este efecto.

Mientras el testamento se lee, estará el testador a la vista, y las personas cuya presencia es necesaria oirán todo el tenor de sus disposiciones.

Artículo 1074 del Código Civil

En el momento de la lectura, el testador debe estar a la vista de todos y todas las personas que se encuentren allí deben oírlo. En caso de no ser leído en voz alta, el testamento no tiene validez.

Este tipo de documento tiene un contenido requerido en el que se debe incluir:

  • El nombre completo del testador.
  • El lugar en el que nació, incluyendo su nacionalidad.
  • Su edad.
  • Los nombres de las personas con las que se haya casado.
  • Nombres completos de sus hijos, teniendo en cuenta los de cada matrimonio.
  • El nombre, apellidos y dirección de cada una de las personas que actúan como testigos.

El artículo 1075 establece que el acto debe terminar cuando el documento es firmado por los testigos y el testador. En caso de que el testador no pueda firmar, se debe expresar dentro del testamento el motivo de esta eventualidad.