¿Cuáles son los derechos de un arrendatario por antigüedad en Chile?

En Chile, la legislación no otorga derechos especiales al arrendatario por antigüedad en un contrato de arriendo. Sin embargo, existen ciertas disposiciones legales que protegen a los arrendatarios y regulan la relación arrendador-arrendatario, independientemente del tiempo que hayan estado en el inmueble. Los principales derechos del arrendatario incluyen:

  1. Derecho a un contrato escrito: el arrendatario tiene derecho a que el contrato de arrendamiento sea por escrito, especificando todas las condiciones acordadas, incluyendo el monto del arriendo, la duración del contrato, y las responsabilidades de ambas partes.
  2. Derecho a la renovación tácita: si el arrendatario ha permanecido en el inmueble y el arrendador no notifica la terminación del contrato con al menos dos meses de antelación al vencimiento del mismo, el contrato se renueva automáticamente por el mismo período y en las mismas condiciones.
  3. Protección contra el desahucio injustificado: el arrendatario tiene derecho a no ser desalojado sin una causa justificada. El desalojo debe seguir un procedimiento legal, y el arrendador debe obtener una orden judicial para llevarlo a cabo.
  4. Derecho a la devolución del pago de garantía: al finalizar el contrato, el arrendatario tiene derecho a que se le devuelva la garantía o depósito, descontando cualquier monto necesario para cubrir daños o deudas pendientes.
  5. Derecho a la mantención del inmueble en condiciones habitables: el arrendador debe mantener el inmueble en condiciones habitables, realizando las reparaciones necesarias para su buen uso. Si el arrendador no cumple con esta obligación, el arrendatario puede solicitar una reducción del arriendo o la terminación del contrato.

Aunque no existen derechos específicos por antigüedad, la normativa general de arriendo en Chile proporciona una base para la protección de los arrendatarios en su relación con los arrendadores.

Conceptos relacionados