¿Qué derechos tiene un arrendatario sin contrato en Chile?

Un arrendatario sin contrato escrito en Chile tiene ciertos derechos protegidos por la ley, a pesar de la ausencia de un documento formal. Los derechos más relevantes en estas situaciones incluyen:

  1. Derecho a la protección legal. Aunque no exista un contrato escrito, la relación de arrendamiento puede ser demostrada por otros medios, como pagos de arriendo, correspondencia, o testimonios. La ley reconoce la relación de arriendo y protege al arrendatario contra desahucios injustificados.
  2. Derecho a un aviso previo para el desalojo. El arrendador debe dar un aviso previo para poner término al arriendo. Según la Ley N° 18.101 sobre Arrendamiento de Predios Urbanos, si no hay contrato escrito, se presume que el arriendo es mensual, y el arrendador debe dar al menos un mes de aviso antes de solicitar el desalojo.
  3. Derecho a la devolución de la garantía. Si se ha entregado un depósito o garantía al inicio del arriendo, el arrendatario tiene derecho a que se le devuelva este monto al finalizar la relación de arrendamiento, descontando cualquier daño causado al inmueble o deudas pendientes.
  4. Derecho a un inmueble en condiciones habitables. El arrendador tiene la obligación de mantener el inmueble en condiciones adecuadas para su uso. El arrendatario puede exigir reparaciones necesarias para asegurar que el inmueble sea habitable.
  5. Derecho a recurrir a la justicia. En caso de conflictos, el arrendatario puede recurrir a los tribunales para resolver disputas relacionadas con el arriendo, incluso sin un contrato escrito. Los tribunales pueden dictaminar sobre el pago de arriendo, devoluciones de garantías, y otras controversias.

Estos derechos garantizan una protección básica al arrendatario, asegurando que se respeten sus condiciones de vida y se eviten abusos por parte del arrendador.

Conceptos relacionados