¿Atentar contra la propia vida es delito?

En el derecho penal chileno, atentar contra la propia vida, es decir, el intento de suicidio, no constituye un delito. La legislación chilena no contempla sanciones penales para quienes intentan quitarse la vida. Sin embargo, hay algunas consideraciones importantes relacionadas con este tema:

  1. Auxilio al suicidio. Aunque el intento de suicidio no es punible, el Código Penal chileno, en su artículo 393, sí establece penas para quienes instiguen, induzcan o ayuden a otra persona a suicidarse, si el suicidio se consuma o si se produce un intento de suicidio con resultado de lesiones graves. La pena puede variar dependiendo de las circunstancias y del grado de participación del instigador o ayudante.
  2. Intervención médica. En casos de intentos de suicidio, es común que las autoridades de salud intervengan para proporcionar la atención médica y psicológica necesaria a la persona que ha intentado quitarse la vida. La prioridad es ofrecer el apoyo y tratamiento adecuado para prevenir futuros intentos y abordar las causas subyacentes del comportamiento suicida.
  3. Medidas de protección. En situaciones donde una persona representa un peligro para sí misma, se pueden tomar medidas de protección bajo la Ley de Salud Mental (Ley N° 20.584), que permite la internación involuntaria en centros de salud mental para asegurar su bienestar y seguridad, siempre respetando los derechos y garantías de la persona.

En resumen, mientras que el intento de suicidio no es un delito en Chile, existen sanciones penales para quienes colaboren o inciten al suicidio de otra persona, y se contemplan intervenciones de salud para proteger y apoyar a las personas en riesgo.

Conceptos relacionados