Divorcio en Indiana

El divorcio en Indiana, se puede solicitar si los cónyuges han residido en el estado durante al menos los últimos seis meses o, si al menos uno de los cónyuges ha estado destacado en una instalación militar en uno de los condados.

¿Cuáles son los causales de divorcio en Indiana?

En Indiana, un juez puede conceder el divorcio si determina que se cumple alguna de las siguientes causas:

  • Ha ocurrido una ruptura irreparable del matrimonio.
  • Uno de los cónyuges fue condenado por un delito grave durante el matrimonio.
  • Uno de los cónyuges era impotente en el momento del matrimonio.
  • Uno de los cónyuges ha padecido una enfermedad mental incurable durante al menos dos años.

¿Cuál es el proceso de divorcio?

El procedimiento que hay que llevar a cabo para solicitar el divorcio en Indiana es el siguiente:

  1. Cumplir con los requisitos de residencia del estado.
  2. Tener una razón legalmente válida para disolver el matrimonio.
  3. Llenar la demanda de divorcio y enviar copias al cónyuge.
  4. Si una de las partes no está de acuerdo con los términos del divorcio, puede presentar su propia petición y expresar su punto de vista, lo que se conoce como un "divorcio disputado". De lo contrario, si está de acuerdo y firma los documentos, se trata de un "divorcio no disputado".
  5. Resolver la división de la propiedad familiar y cualquier cuestión relacionada con la pensión alimentaria o la manutención, ya sea mediante un acuerdo extrajudicial o a través de audiencias en la corte. La custodia de los hijos también puede ser determinada como parte del divorcio.

¿Qué es la manutención del cónyuge?

La manutención conyugal, conocida también como pensión compensatoria, en el estado de Indiana es el apoyo financiero que un cónyuge puede estar obligado a proporcionar al otro después del divorcio.

Esta obligación puede surgir cuando los recursos económicos de uno de los cónyuges no es suficiente para mantenerse a sí mismo o a los hijos del matrimonio que están bajo su custodia.

En el caso de que el matrimonio no tenga hijos, el juez puede otorgar "manutención rehabilitativa" por hasta tres años desde la fecha de su sentencia final de divorcio. Este tipo de manutención se otorga considerando factores como la educación y la experiencia laboral del cónyuge.

En estos casos, el juez considerará la capacidad del cónyuge obligado para pagar y evaluará las circunstancias de ambas partes para determinar una cantidad justa y razonable de manutención.