Divorcio en Oregón

En Oregón, el proceso de divorcio se conoce como "disolución del matrimonio". Este proceso comienza cuando uno de los cónyuges registra una demanda de divorcio.

La parte que presenta la petición es llamada peticionario, mientras que la otra parte es conocida como demandado. También es posible que ambas partes presenten conjuntamente la petición, en cuyo caso son considerados copeticionarios.

¿Cuándo se puede llevar a cabo un divorcio en Oregón?

Se puede solicitar el divorcio en el estado cuando:

  • El matrimonio se casó en Oregón o cuando uno de los cónyuges es residente de Oregón en el momento de presentar la solicitud.
  • El matrimonio no se contrajo en Oregón, aún puede solicitar el divorcio en el estado si uno de los cónyuges es actualmente residente de Oregón y ha vivido en el estado de manera continua durante al menos seis meses antes de presentar la solicitud de divorcio.

¿Existen causales de divorcio en Oregón?

En Oregón, el divorcio se rige por el principio de "divorcio sin culpa", lo que significa que no es necesario que el cónyuge o pareja que solicita el divorcio demuestre que el otro hizo algo malo.

La única razón necesaria para solicitar la disolución del matrimonio es que existan "diferencias irreconciliables” que han provocado la ruptura irremediable del matrimonio.

¿Qué es la manutención conyugal?

En el estado de Oregón, la manutención conyugal es un apoyo financiero que uno de los cónyuges puede otorgar al otro después de un divorcio, separación legal o anulación del matrimonio.

Este apoyo puede ser temporal o a largo plazo y tiene como objetivo ayudar al cónyuge receptor a mantener un nivel de vida adecuado tras la disolución del matrimonio.

En Oregón, hay tres tipos de manutención conyugal:

  1. Manutención conyugal de transición: Se concede para ayudar a obtener educación o entrenamiento para reincorporarse al trabajo. Factores considerados incluyen duración del matrimonio, habilidades laborales y necesidades financieras.
  2. Manutención conyugal compensatoria: Ordenada cuando un cónyuge ha contribuido significativamente a la educación o habilidades laborales del otro. Se evalúan contribuciones financieras, duración del matrimonio y potencial de ingresos.
  3. Mantenimiento conyugal: Otorgado para mantener un nivel de vida similar al del matrimonio, generalmente en matrimonios de larga duración. Se considera la duración del matrimonio, la salud, la capacidad de ingresos y otros factores relevantes.