Prueba preconstituida

La prueba preconstituida es el conjunto de documentos o elementos que se establecen antes de la apertura de un procedimiento judicial. En otras palabras, se trata de aquellas pruebas que recopilan y preparan antes de la presentación de un caso ante las autoridades.

En este caso, la prueba preconstituida puede incluir documentos, testimonios, peritajes, entre otros elementos. Los cuales ofrecen soporte a los argumentos de un proceso legal.

Por ello, estas pruebas se llevan a cabo en la fase inicial del proceso, antes de llegar al juicio. De tal forma que permitan anticipar la recopilación de evidencias que podrían ser difíciles de obtener durante un proceso judicial.

Características de la prueba preconstituida

Considerando el contexto legal, la prueba preconstituida presenta las siguientes características:

  • Irrepetibilidad: los hechos una vez ocurridos son asentados para dejar constancia de que ocurrieron. Sin embargo, son imposibles de reproducir, puesto que la información que aportan puede desvirtuarse con el paso del tiempo.
  • Antelación: este tipo de prueba se recopila y prepara con anticipación al inicio del proceso legal previsto. Lo cual permite su presentación para dar soporte a los procedimientos que se llevan a cabo.
  • Autenticidad: la prueba preconstituida debe ser auténtica y verificable. Es decir, que los documentos y demás elementos presentados tienen que ser claros y específicos para un proceso judicial.
  • Admisibilidad: las pruebas o documentos deben cumplir con los requisitos legales previstos para ser admitidos en un juicio. Donde se puede incluir la autenticación de los elementos presentados.
  • Legalidad de obtención: las pruebas deben ser obtenidas conforme a los criterios de ley vigentes. Si este conjunto de pruebas o documentos fue recopilado de forma ilícita, no serán válidos para el proceso.
  • Relevancia: las pruebas preconstituidas deben mostrar una relación directa con los hechos ocurridos. Es decir, que cada documento, inspección o reconocimiento debe manifestar un vínculo con el hecho.

Criterios legales vinculados con la prueba preconstituida

El artículo 325 del Código Procesal Penal referente a las acciones de la investigación sostiene que para efectos de sentencia tiene carácter de acto probatorio las actuaciones objetivas e irreproducibles. Bajo este contexto se incluye la prueba preconstituida.

Por otro lado, el artículo 383 del Código Procesal Penal establece que pueden ser incorporadas a un juicio las pruebas preconstituidas. Esto se realiza por medio de su lectura, considerando que son actos levantados por la policía, juez o fiscal de la investigación preparatoria que sean irreproducibles.

Validez de la prueba preconstituida

Conforme al carácter de irrepetibilidad, la prueba preconstituida no requiere audiencia previa para tener validez. Además, por ser hechos irreproducibles no puede ser sometida a cuestionamientos sino hasta que inicie el proceso penal.

En este supuesto que vemos, se presume la veracidad del contenido para ser incluidas las pruebas en un juicio. Sin embargo, una vez iniciado el juicio pueden ser evaluadas por las partes para finalmente emitir una sentencia.

En vista de ello, es necesario que las pruebas sean recolectadas según las normativas y protocolos establecidos por la ley. Lo cual en este caso va a facilitar un proceso judicial adecuado y efectivo.