Contrato de trabajo sujeto a modalidad

El contrato de trabajo sujeto a modalidad es un tipo de contrato laboral de plazo determinado que establece condiciones específicas y límites definidos en cuanto a su duración temporal.
Ideas clave
  • El contrato de trabajo sujeto a modalidad se rige por lo dispuesto en los artículos 53 y siguientes del Decreto Legislativo 728, Ley de Productividad y Competitividad Laboral.
  • Este tipo de contrato de trabajo contempla una fecha de inicio y una fecha de terminación prevista, así como también las causas justificadas para la modalidad de acuerdo al marco normativo.
  • El contrato de trabajo sujeto a modalidad se puede aplicar cuando la naturaleza temporal o accidental del servicio u obra lo necesite.
  • Se establecen tres categorías para los contratos de trabajo sujetos a modalidad: de naturaleza temporal, de naturaleza accidental y de obra o servicios.
  • Los contratos de naturaleza temporal pueden ser por inicio de una nueva actividad, por necesidad del mercado o por reconversión empresarial.
  • Los contratos de naturaleza accidental pueden ser ocasionales, de suplencia o de emergencia.
  • Los contratos por obra o servicio pueden ser específicos, intermitentes o de temporada.

¿Qué es un contrato de trabajo sujeto a modalidad?

Un contrato de trabajo sujeto a modalidad es un acuerdo legal celebrado entre el empleador y el trabajador para la prestación de servicios. En dicho documento se establecen condiciones específicas y límites definidos en el tiempo de duración.

Por lo tanto, este tipo de contrato laboral contempla una fecha de inicio y una fecha de terminación prevista. Así como también las causas justificadas para la modalidad de acuerdo al marco normativo.

En el Perú, el contrato de trabajo sujeto a modalidad es regulado en función de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral. 

Principio normativo del contrato de trabajo sujeto a modalidad

Los contratos de trabajo sujetos a modalidad pueden definirse con base a las demandas del mercado o de producción en una empresa. Lo cual se sustenta en las disposiciones del artículo 53 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral.

Los contratos de trabajo sujetos a modalidad pueden celebrarse cuando así lo requieran las necesidades del mercado o mayor producción de la empresa, así como cuando lo exija la naturaleza temporal o accidental del servicio que se va a prestar o de la obra que se ha de ejecutar, excepto los contratos de trabajo intermitentes o de temporada que por su naturaleza puedan ser permanentes.

Artículo 53 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral

Además, este tipo de acuerdo se puede aplicar cuando la naturaleza temporal o accidental del servicio u obra lo necesite. Sin embargo, se excluyen los contratos de trabajo intermitentes o por temporada que dada su naturaleza puedan ser permanentes.

En otras palabras, un contrato sujeto a modalidad puede ser utilizado en situaciones específicas. Por ejemplo: las necesidades del mercado, mayor producción en una empresa o la naturaleza temporal del trabajo.

Características de un contrato de trabajo sujeto a modalidad

Conforme al marco normativo, un contrato de trabajo sujeto a modalidad presenta las siguientes características: 

  1. Duración determinada: el contrato de trabajo sujeto a modalidad tiene una duración determinada entre las partes. La cual en este caso debe ser definida de manera clara en el acuerdo.
  2. Causa objetiva: para la celebración de este tipo de contrato laboral debe existir un motivo justificado de acuerdo a la ley. Por ejemplo, una demanda extraordinaria en la empresa o la ejecución de un servicio puntual.

De acuerdo a estas características, un contrato laboral sujeto a modalidad debe presentar una duración y necesidad bien definida. En él se consideran los criterios de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral.

Categorías de contratos de trabajo sujetos a modalidad

La Ley de Productividad y Competitividad Laboral establece tres categorías para los contratos de trabajo sujetos a modalidad. 

Contratos de naturaleza temporal

Los contratos de trabajo de naturaleza temporal tienen una duración específica para la relación laboral entre un empleador y un trabajador. Según el artículo 54 Ley de Productividad y Competitividad Laboral, se presentan los siguientes tipos:

  • Contrato por inicio de una nueva actividad.
  • Contrato por necesidad del mercado.
  • Contrato por reconversión empresarial.

Son contratos de naturaleza temporal:

a) El contrato por inicio o lanzamiento de una nueva actividad;

b) El contrato por necesidades del mercado;

c) El contrato por reconversión empresarial.

Artículo 54 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral

Contratos de naturaleza accidental

Los contratos de naturaleza accidental son contratos laborales que se establecen en situaciones y condiciones específicas. El artículo 55 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral sostiene tres tipos:

  • Contrato ocasional.
  • Contrato de suplencia.
  • Contrato de emergencia.

Son contratos de naturaleza accidental:

a) El contrato ocasional;

b) El contrato de suplencia;

c) El contrato de emergencia.

Artículo 55 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral

Contratos de obra o servicios

El contrato por obra o servicio se aplica cuando la relación de trabajo está vinculada a la ejecución de una obra o servicio determinado. De hecho, la Ley de Productividad y Competitividad Laboral en su artículo 56 establece tres tipos:

  • Contrato específico.
  • Contrato intermitente.
  • Contrato de temporada.

Son contratos de obra o servicio:

a) El contrato específico;

b) El contrato intermitente;

c) El contrato de temporada.

Artículo 56 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral

Categorías: Derecho Laboral