Omisión de denuncia

La omisión de denuncia es el acto de no informar a las autoridades competentes sobre la comisión de un delito del que se tiene conocimiento, siendo obligatorio por ley.
Ideas clave
  • La omisión de denuncia consiste en un incumplimiento legal de informar de los delitos conocidos y puede acarrear responsabilidades penales para el omisivo.
  • Los funcionarios públicos, los profesionales de la salud y los educadores están obligados por ley a denunciar los delitos, sobre todo, cuando estén implicados menores de edad.
  • La ley exime de la obligación de denunciar así como de la responsabilidad penal cuando existan situaciones excepcionales que pongan en peligro la vida o la integridad del denunciante.

¿Qué es la omisión de denuncia?

La omisión de denuncia se refiere a la acción de no reportar a las autoridades la comisión de un delito del cual se tiene conocimiento. Esta conducta puede ser penalmente relevante cuando la ley impone la obligación de denunciar determinadas infracciones.

En Guatemala, como en muchos otros ordenamientos jurídicos, la legislación especifica ciertos delitos cuya comisión, al ser conocida, debe ser obligatoriamente comunicada a las autoridades competentes por quienes tengan conocimiento de ellos.

¿Dónde se regula la omisión de denuncia en Guatemala?

En Guatemala, la omisión de denuncia está regulada principalmente en el Código Penal, en su artículo 457, que establece las disposiciones relacionadas con la obligación de denunciar ciertos delitos de los que se tenga conocimiento. La normativa abarca tanto a funcionarios públicos como a ciudadanos en general, dependiendo de la naturaleza del delito y de las circunstancias en que se tenga conocimiento del mismo.

El funcionario o empleado público que, por razón de su cargo, tuviere conocimiento de la comisión de un hecho calificado como delito de acción pública y, a sabiendas, omitiere o retardare hacer la correspondiente denuncia a la autoridad judicial competente, será sancionado con multa de cien a un mil quetzales. En igual sanción incurrirá el particular que, estando legalmente obligado, dejare de denunciar.

Artículo 457 del Código Penal de Guatemala

Obligados a denunciar y delitos sujetos a denuncia en Guatemala

No todas las personas están obligadas a denunciar todos los delitos de los que tengan conocimiento. La ley guatemalteca establece que ciertos profesionales, como los funcionarios públicos, los profesionales de la salud y los educadores, tienen una obligación reforzada de reportar delitos, especialmente aquellos que afectan a menores de edad, como el abuso o la explotación sexual.

Además, ciertos delitos, por su gravedad y trascendencia social, como el terrorismo, la trata de personas y los delitos contra la administración pública, requieren de una denuncia obligatoria por parte de quien tenga conocimiento de su comisión.

Quien con el propósito de atentar contra el orden constitucional o de alterar el orden público, ejecutare actos encaminados a provocar incendio o a causar estrago o desastres ferroviarios, marítimos, fluviales o aéreos, será sancionado con prisión de cinco a quince años. Si se emplearen materias explosivas de gran poder destructor para la comisión de este delito o, si a consecuencia del misma, resultare la muerte o lesiones graves de una o varias personas, el responsable será sancionado con prisión de diez a treinta años.

Artículo 391 del Código Penal de Guatemala

Quien, en cualquier forma, promoviere, facilitare o favoreciere la entrada o salida del país de mujeres para que ejerzan la prostitución, será sancionado con prisión de uno a tres años y con multa de quinientos a tres mil quetzales. En la misma pena incurrirá quien realice las actividades a que se refiere el párrafo anterior, con varones. La pena se aumentara en dos terceras partes si concurriera cualquiera de las circunstancias a que se refiere el artículo 189 de este código.

Artículo 194 del Código Penal de Guatemala

Consecuencias de la omisión de denuncia

La omisión de denunciar un delito, cuando existe la obligación legal de hacerlo, puede acarrear consecuencias legales para la persona que incumple con esta obligación. Estas consecuencias varían desde sanciones administrativas hasta responsabilidades penales, dependiendo del delito omitido y del rol del omisivo en la sociedad.

Excepciones y límites a la obligación de denunciar

Existen ciertas excepciones a la obligación de denunciar, contempladas en la ley guatemalteca. Por ejemplo, no se exige la denuncia de un delito cuando hacerlo pueda poner en riesgo la vida o integridad física del denunciante o de terceros. 

 5º Omisión justificada: Quien incurre en alguna omisión hallándose impedido de actuar, por causa legítima e insuperable.

Artículo 25.5 del Código Penal de Guatemala

Asimismo, ciertas relaciones profesionales, como la de abogado-cliente, pueden estar protegidas por el secreto profesional, limitando la obligación de denunciar.

Quien, sin justa causa, revelare o empleare en provecho propio o ajeno un secreto del que se ha enterado por razón de su estado, oficio, empleo, profesión o arte, si que con ello ocasionare o pudiere ocasionar perjuicio, será sancionado con prisión de seis meses a dos años o multa de cien a un mil quetzales.

Artículo 223 del Código Penal de Guatemala

Conclusión

La omisión de denuncia es un tema complejo que involucra un balance entre la responsabilidad ciudadana de contribuir a la lucha contra la criminalidad y la protección de derechos fundamentales de los individuos. En Guatemala, como en otros países, se busca fomentar la colaboración con las autoridades, asegurando al mismo tiempo que no se comprometan otros valores y derechos esenciales en el proceso.

Categorías: Delitos,Derecho Penal