Querella

La querella es un escrito formal presentado por una víctima o su representante legal, solicitando acción judicial contra quien considera responsable de un delito.
Ideas clave
  • Es un acto procesal mediante el cual la víctima o su representante legal denuncia un hecho delictivo ante la autoridad judicial, solicitando que se inicie una investigación contra el autor del delito.
  • En Ecuador, la querella está principalmente regulada por el Código Orgánico Integral Penal (COIP), que establece los procedimientos y normativas para su presentación y admisión.
  • Existe tanto la acción penal pública, a cargo de la Fiscalía sin necesidad de denuncia previa, como la acción penal privada, que corresponde únicamente a la víctima mediante querella.
  • La querella permite a las víctimas tener un papel activo en la persecución de delitos que han sufrido, ofreciendo una vía judicial para buscar justicia de manera personalizada y directa.

¿Qué es una querella?

Una querella es un acto procesal por el cual una persona, la víctima o quien representa sus intereses, se dirige ante la autoridad judicial para denunciar un hecho delictivo del cual ha sido objeto, solicitando que se inicie una investigación y eventual sanción contra el autor del delito.

Este instrumento legal es fundamentalmente utilizado en los delitos de acción privada, donde la intervención del Estado es mínima hasta que la parte afectada decide iniciar el proceso.

¿Dónde se regula la querella en Ecuador?

En Ecuador, el proceso y la naturaleza de la querella están regulados principalmente por el Código Orgánico Integral Penal (COIP). Este cuerpo legal establece las normativas y procedimientos que deben seguirse para la presentación y admisión de una querella, así como las responsabilidades y derechos del querellante y del querellado.

Ejercicio de la acción.- El ejercicio de la acción penal es público y privado.

El ejercicio público de la acción corresponde a la Fiscalía, sin necesidad de denuncia previa.

El ejercicio privado de la acción penal corresponde únicamente a la víctima, mediante querella.

Artículo 410 del Código Orgánico Integral Penal de Ecuador

Tipos de delitos susceptibles de querella

No todos los delitos pueden ser objeto de querella. Por normativa, los delitos de acción privada, como injurias o algunos tipos de delitos contra la propiedad, requieren que el afectado inicie el proceso legal mediante una querella.

Esto contrasta con los delitos de acción pública, donde el Estado puede actuar de oficio, sin necesidad de una parte querellante.

Proceso de presentación de una querella

El proceso comienza con la redacción de la querella, la cual debe incluir una descripción detallada del delito, la identificación del o los presuntos responsables y la firma de la víctima o su representante legal.

Este documento debe presentarse ante la fiscalía o el tribunal competente. Posteriormente, se evalúa la admisibilidad de la querella. Si se acepta, se procede a investigar los hechos y, de ser el caso, a un juicio.

Citación y contestación.- La o el juzgador deberá examinar los requisitos de la acusación de acuerdo con las normas establecidas en este Código. Admitida la querella a trámite, se citará con la misma a la o al querellado; si se desconoce el domicilio, la citación se hará por la prensa, conforme la normativa aplicable. La boleta o la publicación deberá contener la prevención de designar a una o un defensor público o privado y de señalar casilla o domicilio judicial o electrónico para las notificaciones.

Citado la o el querellado la contestará en un plazo de diez días. Una vez contestada, la o el juzgador concederá un plazo de seis días para que las partes presenten y soliciten prueba documental, soliciten peritajes y anuncien los testigos que deberán comparecer en la audiencia.

Artículo 648  del Código Orgánico Integral Penal de Ecuador

Derechos y responsabilidades del querellante

El querellante tiene derecho a participar activamente en el proceso penal, a ser informado de las decisiones judiciales y a apelar aquellas que considere adversas.

También tiene la responsabilidad de aportar las pruebas necesarias para sustentar su denuncia y de actuar de acuerdo con las disposiciones legales, evitando incurrir en falsas denuncias o acusaciones.

¿En qué se diferencia una querella de una denuncia?

La querella y la denuncia son actos procesales mediante los cuales se da a conocer la existencia de unos hechos presuntamente delictivos.

Ahora bien, la denuncia y la querella presentan varias diferencias:

  1. La denuncia es un deber, la querella es un derecho. Es decir, toda persona que presencia la comisión de un delito está obligado a denunciar los hechos. Sin embargo, la querella es un derecho para el ofendido por un delito.
  2. La denuncia es una mera declaración de conocimiento (el denunciante no forma parte del proceso), la querella es una declaración de conocimiento y voluntad (el querellante sí forma parte del proceso).
  3. La denuncia no está sujeta a formalidades. Puede hacerse de palabra, incluso de forma anónima. La querella debe cumplir unos requisitos formales, necesariamente por escrito.
  4. La denuncia puede presentarse ante la Policía y sin abogado. La querella debe presentarse ante el Juzgado de Instrucción competente y se requiere Abogado y Procurador.
  5. La denuncia no lleva aparejadas obligaciones posteriores para el denunciante. La querella sí implica obligaciones posteriores para el querellante.
  6. El denunciante se desliga del procedimiento. El querellante es parte del procedimiento.

Preguntas frecuentes sobre la querella

  • ¿Es posible desistir de una querella? Sí, el querellante puede desistir de su acción penal en cualquier momento antes de que se dicte sentencia definitiva, pero debe hacerlo formalmente ante la autoridad judicial competente.
  • ¿Qué sucede si la querella es rechazada? Si una querella es rechazada por no cumplir con los requisitos legales o por considerarse infundada, el querellante puede corregir los errores y presentarla nuevamente o apelar la decisión ante una instancia superior.

Conclusión

Este mecanismo legal permite que las víctimas de ciertos delitos tengan un papel activo en la persecución de los delitos de los que han sido objeto, ofreciendo una ruta judicial para buscar justicia de manera personalizada y directa.