¿Cuándo un bono pasa a ser derecho adquirido?

Un bono pasa a ser un derecho adquirido cuando cumple con ciertos criterios legales que lo integran como parte de las remuneraciones permanentes del trabajador en Chile. Para que un bono sea considerado un derecho adquirido, se deben considerar los siguientes aspectos:

  • Habitualidad. Si el bono se ha pagado de manera regular y continua por un período significativo, generalmente se entiende que se ha transformado en parte de las remuneraciones habituales del trabajador. La jurisprudencia ha establecido que un pago que se realiza de manera constante y reiterada puede adquirir carácter de derecho adquirido.
  • Integración en el contrato de trabajo. Si el bono ha sido incluido en el contrato de trabajo o en un anexo de este, ya sea de manera explícita o tácita, se convierte en una obligación contractual del empleador. La inclusión del bono en el contrato refuerza su carácter de derecho adquirido.
  • Reconocimiento explícito por parte del empleador. Si el empleador ha reconocido de manera explícita, a través de comunicaciones oficiales o políticas internas, que el bono forma parte de las remuneraciones del trabajador, esto también contribuye a su reconocimiento como derecho adquirido.
  • Duración y frecuencia del pago. La duración y frecuencia con la que se ha pagado el bono pueden influir en su consideración como derecho adquirido. Pagos esporádicos o únicos difícilmente se consideran derechos adquiridos, mientras que aquellos que se pagan mensualmente, trimestralmente o anualmente durante varios años son más propensos a ser reconocidos como tales.
Conceptos relacionados