Precario

Se denomina precario a una institución jurídica que identifica la ocupación de bienes ajenos sin contar con título habilitante para hacerlo y que generalmente se vincula al ámbito inmobiliario.

Definición de precario

El concepto de "precario" reviste una importancia significativa en el ámbito de los derechos de tenencia y posesión. Este término, que tiene sus raíces en el latín "precarius" (precariedad), se refiere a una situación en la que una persona u entidad utiliza un bien o inmueble sin poseer un título de propiedad válido ni un contrato de arrendamiento formalizado.

En este escenario, el ocupante se encuentra en una posición de debilidad legal, ya que su permanencia en el lugar está sujeta a la voluntad del verdadero propietario.

La noción de precario tiene diversas manifestaciones en el derecho argentino. En primer lugar, se aplica a casos de ocupación de tierras o inmuebles por parte de personas que no tienen un título de propiedad o un contrato de arrendamiento. Estos ocupantes, conocidos como "poseedores precarios", carecen de derechos legales sobre la propiedad y su permanencia en el lugar depende exclusivamente de la tolerancia del dueño legítimo.

En este sentido, la ley argentina reconoce a los poseedores precarios como sujetos de cierta protección legal. Esto significa que, aunque su situación no esté respaldada por un título de propiedad, tienen derecho a ser tratados con dignidad y a no ser desalojados de manera arbitraria o violenta. Por tanto, el propietario que desee recuperar su propiedad debe recurrir a los procedimientos legales correspondientes para ello.

El precarista

El precarista o la persona que ocupa tierras o inmuebles sin estar formalizado, puede serlo por diversas circunstancias:

  1. Haberse extinguido el contrato o título que justifica la posesión de la cosa. Es el caso, por ejemplo, en que una persona culmina un contrato de alquiler y no abandona el inmueble ni renueva el contrato.
  2. Haber carecido de título habilitante en todo momento. Sería el supuesto en que una o varias personas ingresan a una vivienda y permanecen en ella sin consentimiento del dueño.

En el ámbito de la vivienda, el precario también puede referirse a situaciones en las que una persona ocupa un inmueble sin tener un contrato formal de alquiler o una escritura de propiedad. En estos casos, la ley argentina contempla procedimientos específicos para regularizar la situación, protegiendo los derechos tanto del ocupante como del propietario.

¿Cómo poner fin a la situación de precario?

Para dar por finalizada esta situación, es necesario que el propietario presente una demanda. En todos los casos, deberá demostrar que es titular de la cosa que reclama.

En contraparte, la única defensa que puede presentar el precarista es demostrar que posee título habilitante para poseer la cosa objeto de litigio.