¿El usufructuario puede echar al propietario?

En Argentina, el usufructuario no puede echar al propietario. El usufructo le otorga al usufructuario el derecho de usar y disfrutar de un bien que sigue siendo propiedad de otra persona (el nudo propietario), pero este derecho no incluye la facultad de desalojar al propietario ni de impedirle el acceso al bien, a menos que se haya acordado explícitamente en el contrato de usufructo que el propietario renuncie a su derecho de uso.

En términos generales, el usufructuario tiene la obligación de conservar la sustancia del bien y no puede alterar su forma o sustancia. Además, si el usufructo se establece sobre una vivienda, normalmente el usufructuario tiene derecho a habitarla, pero esto no excluye al propietario, a menos que, como se mencionó, se establezca lo contrario explícitamente.

Es fundamental revisar los términos específicos del acuerdo de usufructo para determinar los derechos y obligaciones exactos tanto del usufructuario como del propietario.

Conceptos relacionados